Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Los estibadores irán a la huelga a partir del 24 de mayo si no se garantiza el empleo

La Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM) ha confirmado que convocará a los estibadores a la huelga a partir del próximo 24 de mayo si el Gobierno mantiene el nuevo real decreto ley aprobado en Consejo de Ministros y si no garantiza la estabilidad en el empleo para todos los trabajadores y la profesionalidad de la estiba.
El coordinador general de la CETM, Antolín Goya, ha anunciado en rueda de prensa que han decidido mantener el preaviso de huelga al entender que el real decreto ley aprobado el pasado viernes pretende "liberalizar el sector y despedir a los estibadores portuarios con fondos públicos para colocar a otros en unas condiciones mucho menos atractivas para los trabajadores y mucho más rentables para las empresas, que lo único que pretenden es obtener mayor amplitud de beneficios".
Antolín Goya afirmó que la actitud del Gobierno "está dejando mucho que desear", pues lleva cuatro meses diciendo que la multa sobre España es "inminente" y ésta no ha llegado. También entienden que con la última modificación del modelo de estiba español se demuestra que había más de una forma jurídica para resolver este asunto.
Por lo tanto, según el coordinador, "se pone de manifiesto que había tiempo suficiente para poder abordar una negociación y haber buscado una solución y cumplir con Europa sin que esto fuera un conflicto en los puertos y sin que se tenga que destruir el empleo en la manera que plantea el Gobierno".
Desde la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar consideran, además, que incluir el acuerdo del mediador en el real decreto ley supone una vulneración "clara" de la libertad sindical, pues afirman que se trata de una figura que ha sido "impuesta" por el Gobierno para "hacer buena" su posición, que incluye incluso una rebaja salarial.
Del primer análisis del real decreto ley, según Antolín Goya, queda claro que la norma no es la ejecución de la sentencia del TJUE, sino que "va mucho más allá" de lo que ésta requiere. También se quejan de que en los dos últimos meses no ha habido ningún tipo de negociación con el sector, pues el Gobierno "ha preferido entablar una ronda de contactos con el PDeCAT, la antigua Convergencia, con quien ha negociado los cambios del real decreto ley".
El coordinador general de la CETM reconoce algunos avances positivos en el real decreto ley, como la formación al incluir un periodo de prácticas específico en los puertos; el mantenimiento de los ámbitos de actuación de los estibadores portuarios, y la supresión de la bonificación de los contratos temporales, que consideraban un "atropello".
Sin embargo, cree que estos avances dejan de tener importancia cuando la principal reivindicación de los estibadores, garantizar el empleo de los actuales trabajadores, no está en el real decreto ley, "quedando claro su objetivo liberalizador y el despido masivo de estibadores portuarios, manteniendo la subvención pública para el coste de los mismos".
"Creemos que el Gobierno se equivoca en las formas y el contenido y lo que plantea como garantía para la continuidad del empleo es un conflicto en los puestos. Si eso ocurre, tenemos la intención de responsabilizar al Gobierno, que es el único culpable", añade Goya.
Por todo ello, los estibadores piden al Gobierno que retire el real decreto ley y que abra una mesa de negociación "de verdad" para que se garantice el trabajo a los estibadores portuarios.
A la patronal demandan todas aquellas garantías que el Gobierno no ha sido capaz de poner por ley, y a los grupos parlamentarios --incluido el PDeCAT-- que voten en contra de este real decreto.
Si la situación no varía antes del próximo jueves, cuando el Gobierno pretende convalidar el real decreto ley, la CETM mantendrá el preaviso de huelga previsto para el 24 de mayo, incluso ampliar las medidas de presión. Durante las próximas tres semanas, los paros están convocados para los lunes, miércoles y viernes, en horas alternas.