Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Talgo y CAF se disputan el 'macrocontrato' del AVE de Renfe

Uno de dos los fabricantes españoles se hará con la mayor compra de trenes de la historia de la operadora
Los fabricantes españoles Talgo y CAF se disputan el contrato de suministro a Renfe de treinta nuevos trenes de Alta Velocidad (AVE) y su posterior mantenimiento al presentar las mejores ofertas para hacerse con la mayor compra de material móvil de la historia de la compañía ferroviaria.
Talgo ha presentado la mejor oferta técnica, al lograr 28 puntos de un total de 35, y la segunda mejor económica, por detrás de CAF, que ha fijado el más bajo coste para los trenes (83.507 euros por plaza y kilómetro), según se desprende del acto de apertura y lectura pública de ofertas que tuvo lugar en la mañana de este martes.
No obstante, Renfe quiere repasar los datos de las propuestas económicas para confirmar todos los importes y descartar que se haya deslizado error alguno en el precio final ofertado por CAF y por el resto de fabricantes.
La operadora prevé determinar en unos dos días el adjudicatario final del contrato, estimado en un importe máximo de 2.600 millones de euros, para ratificarlo en un consejo de administración a finales de esta semana.
El denominado 'contrato ferroviario del siglo', por el que también compitieron Siemens y Alstom, supone la fabricación y suministro a Renfe de quince nuevos trenes AVE y un pedido adicional de quince trenes más que la operadora irá solicitando por lotes de cinco unidades en función de sus necesidades. Además, incluye el posterior mantenimiento de los vehículos.
De la apertura de ofertas celebrada esta mañana se desprende que Talgo logra la mejor puntuación técnica para hacerse con el pedido, al lograr 28,14 puntos del total de 35 que pesa este aspecto.
Después se sitúa Alstom, que finalmente ha presentado su AVE de dos pisos, con el que ha logrado 25,14 puntos. CAF, por su parte ha obtenido 22,61 puntos y Siemens 21,84 puntos.
OFERTA ECONÓMICA, LA QUE MÁS PESA.
No obstante, la oferta económica es la que más pesa, dado que Renfe le otorga 65 puntos de un total de cien, frente a los 35 de la parte técnica.
En este caso, y a falta de la verificación final de Renfe, CAF tiene la más económica, dado que supone un coste de plaza por kilómetro de 83.507 euros, un importe muy inferior al ofertado por el resto de fabricantes.
No obstante, inmediatamente después se sitúa Talgo, dado que su tren arroja un coste para Renfe de 137.768 euros (137.693 euros en su variante).
De esta forma, en caso de que hubiera un eventual error en el cálculo de la oferta de CAF, Talgo resultaría el adjudicatario del contrato, dado que tiene la mejor oferta técnica y la segunda mejor económica.
De su lado, la oferta económica de Alstom es de 166.821 euros (156.542 euros en su variante) y la de Siemens, 183.350 euros (176.261 euros en la variante).
AVE ESPAÑOL PARA CONTRATO HISTÓRICO QUE CREARÁ 1.000 EMPLEOS.
En cualquier caso, el contrato se logrará por uno de los dos fabricantes de trenes españoles, si bien en los pliegos del concurso se suprimió la puntación que se otorgaba por fabricar el pedido en España tras el recurso presentado ante Tribunal de Administrativo de Recursos Contractuales (TARC).
Se trata de la mayor compra de trenes de la historia de Renfe, según destacó la directora general de la compañía, Berta Barrero, antes del inicio del acto, una adquisición con la que Renfe "pretende dotarse de una flota necesaria" para atender el aumento de la demanda de viajeros prevista en los próximos años.
"Con este concurso público no sólo hemos querido hacernos con un buen tren, sino también con el mejor tren en términos de eficiencia y coste", subrayó la directiva.
Renfe asegura que, además de cubrir sus necesidades de flota, este pedido de trenes contribuirá a la recuperación de la economía española, dado que calcula que generará 1.000 nuevos puestos de trabajo, según datos de la empresa que recoge Europa Press.
Además, dinamizará un sector que cuenta con varias fábricas e instalaciones en España que lleva años centrándose en pedidos para el exterior ante la ausencia de demanda nacional.