Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Renfe plantea un nuevo plan de bajas voluntarias para 565 trabajadores

((ESTA NOTICIA AMPLÍA Y CORRIGE LA ANTERIOR SOBRE EL MISMO TEMA)) Tras el que abordó en 2016 para 750 empleados
((ESTA NOTICIA AMPLÍA Y CORRIGE LA ANTERIOR SOBRE EL MISMO TEMA))
Tras el que abordó en 2016 para 750 empleados
Renfe ha planteado a sus sindicatos lanzar este año un nuevo plan de bajas voluntarias para un total de 565 trabajadores, alrededor del 4,3% de la plantilla de unos 13.000 empleados con que cuenta la compañía ferroviaria, informaron a Europa Press en fuentes del sector.
El plan sucede al que la operadora llevó a cabo el pasado año para 750 efectivos y, de igual forma, llevará asociada una tasa de reposición para incorporar nuevos trabajadores.
El nuevo programa de desvinculaciones voluntarias y las consiguientes contrataciones forman parte del plan de empleo que incluye el convenio colectivo de la compañía ferroviaria.
En la actualidad el programa de desvinculaciones de 2017 está en pleno proceso de negociación con los representantes sindicales para fijar sus términos y condiciones.
El objetivo del plan de empleo de Renfe es transformar y rejuvenecer su plantilla, que actualmente presenta una edad media de 54 años, incorporando nuevos profesionales que generen valor y le permitan atender a las nuevas necesidades de sus distintos negocios.
En cuanto al plan de desvinculaciones que Renfe pretende abrir este año 2017, del total de 565 trabajadores que saldrán de la empresa, 195 serían maquinistas, otros 110 comerciales y 100 más, personal de talleres.
Asimismo, podrán sumarse al plan hasta 41 empleados de gestión, 29 de la estructura de dirección y 25 más de la estructura de apoyo.
Los trabajadores que finalmente se acojan al plan se seleccionarán en función de su antigüedad en la empresa y su edad, si bien las condiciones concretas dependerán de la negociación aún abierta con los sindicatos.
En su propuesta, Renfe contempla además ampliar el plan de bajas voluntarias hasta un máximo de 700 efectivos a lo largo del año si así lo permite la marcha de su situación económica, según detallaron dichas fuentes.
OFERTAS DE EMPLEO.
El plan de desvinculaciones de 2017 irá asociado a una tasa de reposición. En el marco del programa del pasado año, la operadora ya lanzó dos ofertas de empleo para un total de unos 584 trabajadores.
Del total de puestos de la que fue la primera incorporación de personal a la compañía tras la crisis, la mitad se destinaron a maquinistas (unos 340 efectivos).
Renfe aborda ahora un nuevo plan de bajas mientras el Ministerio de Fomento sopesa volver a unir la operadora y Adif, empresa gestora de la infraestructura ferroviaria, con el fin de conformar un 'holding' ferroviario público "fuerte" ante la apertura a la competencia del transporte de viajeros en tren en 2020.
Por el momento, Renfe espera cerrar en 2016 un segundo ejercicio con beneficios tras lograr en 2015 las primeras ganancias de su historia.
A la conclusión del pasado mes de octubre, la compañía presentaba un beneficio de 20,28 millones de euros. Su beneficio bruto de explotación (Ebitda) se disparó un 48,5%, hasta 385 millones.