Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Isolux aplaza de nuevo la aprobación de sus cuentas de 2016

El consejo del grupo mantendrá "cuantas reuniones sean necesarias" hasta cerrarlas, aunque sobrepase el plazo legal
Isolux Corsán ha vuelto a aplazar, por cuarta vez, la formulación y aprobación de las cuentas del grupo correspondientes al ejercicio 2016, ante la complejidad que presentan, según informaron a Europa Press en fuentes de la compañía en situación de 'preconcurso' de acreedores.
La complejidad reside en la necesidad de encajar en dichas cuentas el plan de viabilidad que el grupo de construcción e ingeniería presentó la pasada semana para evitar el concurso y garantizar su viabilidad futura.
No obstante, el consejo de Isolux acordó en su reunión de este martes "mantener todas las reuniones que sean necesarias" para cerrar y aprobar las cuentas del pasado año.
De hecho, el máximo órgano de gestión de la compañía que preside Nemesio Fernández-Cuesta pretende mantener "constantes reuniones" hasta formularlas, aprobarlas y proceder a convocar la correspondiente junta de accionistas anual.
La compañía asume el riesgo de sobrepasar el plazo legal establecido para ello, que concluye mañana miércoles, 31 de mayo, y afrontar una sanción administrativa, si bien prefiere este supuesto a no cuadrar los resultados correctamente.
Isolux sigue teniendo así pendiente el cierre del ejercicio 2016 mientras apenas cuenta con dos meses para evitar el concurso mediante la materialización del plan de viabilidad aprobado la pasada semana, cuyo fin último es la venta de la compañía o la entrada de un socio.
CUENTA ATRÁS.
El grupo cuenta hasta el próximo 5 de agosto para lograr un acuerdo con sus bancos accionistas y acreedores en torno a dicho plan, el plazo legal que se dió al acogerse el pasado mes de marzo a la Ley Concursal.
Isolux pretende no obstante avanzar en el desarrollo de este plan en paralelo a los trabajados tendentes a cerrar las cuentas del pasado año, según indicaron a Europa Press en fuentes de la compañía.
En cuanto al plan de viabilidad, supondrá reducir el grupo a casi a la mitad (en un 60%) tanto el negocio como la plantilla de la compañía.
Para ello, Isolux se segregará en tres empresas, una de las cuales, aquella que englobe los proyectos más viables (los que no necesiten financiación y generen caja), será la 'nueva Isolux'.
En cuanto a las obras dos firmas, una congregará los proyectos con dificultades y necesidad de financiación, y la tercera servirá para aparcar los proyectos fallidos o 'tóxicos'.
En concreto, la 'nueva Isolux' se quedará con los 204 contratos viables del grupo, repartidos en trece países, la mitad del del total de 400 que actualmente suma la compañía. La nueva empresa generará una facturación de unos 500 millones y garantiza el mantenimiento de 1.000 empleos, el 74% de la actual plantilla de 3.880 trabajadores, tras el ajuste de 435 efectivos que cerró el pasado año.
Isolux aborda 'in extremis' todo este plan apenas un año después de que en julio de 2016 pactara un plan de rescate con sus bancos, en virtud del cual una veintena de entidades se convirtieron en socios de control. Santander, Bankia y CaixaBank son actualmente los tres principales acreedores y accionistas de la compañía con un 30% de su capital.