Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Ferrovial entra en transmisión eléctrica al comprar una línea en Chile por 64 millones

Ferrovial ha entrado en el negocio de gestión de infraestructuras de transmisión eléctrica al comprar Transchile, compañía propietaria de una línea de ese país, por un importe de 72 millones de dólares (unos 64 millones de euros), según anunció la compañía.
Con esta operación, el grupo que preside Rafael del Pino da un paso más en su estrategia crecimiento, diversificación del negocio y expansión internacional, que contempla la extensión de su actividad concesional a nuevos tipos de infraestructuras de transporte más allá de las autopistas y los aeropuertos.
En el marco de esta nueva etapa, Ferrovial pujó hace unos meses por hacerse con un gasoducto en Perú que la brasileña Odebrecht puso en venta.
En virtud de la operación cerrada ahora, la compañía ha logrado entrar en gestión de líneas eléctricas al comprar a las empresas brasileñas Alupar y Cemig la compañía Transchile.
Esta firma es propietaria de una línea de transmisión eléctrica de 204 kilómetros de longitud ubicada al Sur de Chile, entre las subestaciones de Charrúa y Cautín, que entró en funcionamiento en 2010.
Ferrovial había identificado al negocio de gestión de líneas eléctricas dentro de su estrategia de diversificar su actividad que lanzó a finales del pasado año. Hasta ahora, la compañía se centraba en servicios, construcción y la gestión de autopistas y aeropuertos.
DIVERSIFICACIÓN Y CRECIMIENTO.
El grupo controlado por la familia Del Pino considera que su experiencia en concesiones le permite posicionarse en el nuevo segmento de actividad.
Asimismo, en un comunicado, Ferrovial destaca que la compra de Transchile le proporciona una "base" para optar a futuros proyectos, tanto en Chile como en otros países con potencial de crecimiento en el ámbito de la construcción y gestión de líneas de transmisión.
Con la compra de Transchile, además de diversificar su negocio, el grupo refuerza su internacionalización, consolidando su posición en uno de sus mercados estratégicos, en el que entró en 1996 y ha operado con sus distintos negocios.
Ferrovial aborda esta operación tras cerrar en la primera mitad del año la adquisición de la firma australiana de servicios Broadspectrum y después de ser seleccionado en verano para ampliar y gestionar el aeropuerto de Denver, uno de los mayores de Estados Unidos.
Tras la adquisición de la firma austral, y con ocasión de su junta de accionistas, Ferrovial aseguró en mayo estar preparada para "aprovechar nuevas oportunidades de crecimiento", dado que cuenta con una capacidad de inversión de unos 4.000 millones de euros.