Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas autoriza nuevos transgénicos de maíz para alimentación y pienso

MaízReuters

La Comisión Europea ha autorizado este viernes la comercialización de varios nuevos organismos genéticamente modificados (OGM) de maíz de Syngenta para alimentación y pienso en la Unión Europea. España es uno de los países que votó a favor de su autorización, según han confirmado fuentes diplomáticas.

Se trata de las variedades de maíz Bt11 x MIR162 x MIR604 x GA21; otras cuatro a partir de las combinaciones de tres eventos --Bt11 * MIR162 * MIR604; Bt11 * MIR162 * GA21; Bt11 * MIR604 * GA21 y MIR162 * MIR604 * GA21_así como otras seis que combinan los dos eventos Bt11 * MIR162, Bt11 * MIR604, Bt11 * GA21 y MIR162 * MIR604, MIR162 * GA21 and MIR604 * GA21.
La autorización de estos transgénicos tendrá una validez de diez años y cubrirá cualquier producto elaborado a partir de estos para alimentación y pienso, pero no su cultivo, según ha precisado el Ejecutivo comunitario, que ha recordado que cualquier producto producido a partir de estos transgénicos estará sujeto a las normas estrictas europeas sobre etiquetado y trazabilidad.
España es uno de los países que votó a favor de su autorización, según han confirmado fuentes diplomáticas.
El Ejecutivo comunitario ha justificado su autorización esgrimiendo la evaluación favorable científica de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y después de que los Gobiernos europeos no hayan logrado una mayoría cualificada ni a favor ni en contra de la propuesta.
"La Comisión estaba obligada a adoptar estas decisiones pendientes, como exige el actual marco legislativo sobre las OGM", ha explicado el portavoz de Medio Ambiente del Ejecutivo comunitario, Enrico Brivio, alegando que la propuesta que presentó en abril para dar "más libertad" a los países a decidir sobre las OGM en su propio territorio todavía no ha sido adoptada.