Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp.) Hacienda garantiza que los impuestos ayudarán al sistema de pensiones cuando sea necesario

Nadal aboga por vincular subida de pensiones a la productividad y no al IPC, y por que el sistema sea "autosostenible" en épocas de crecimiento
El secretario de Estado de Presupuestos y Gastos, Alberto Nadal, ha afirmado que en épocas de recesión económica el sistema tributario "siempre va a sostener" las pensiones en España, si bien ha defendido que cuando la economía esté a "plena capacidad" el sistema de pensiones debe ser "autosostenible" y tener la capacidad de financiarse "exclusivamente" a través de cotizaciones sociales para pagar las prestaciones básicas contributivas del sistema.
También ha abogado por ligar el crecimiento de las pensiones y su poder adquisitivo con el alza de la productividad y los factores demográficos, y ha recalcado que lo "fundamental" para garantizar el sistema es el crecimiento económico y del empleo.
Así lo ha señalado durante su comparecencia en la Comisión de Seguimiento y Evaluación del Pacto de Toledo en el Congreso, en la que ha afirmado que aunque desapareciese el Fondo de Reserva de las pensiones, conocido como 'hucha' de las pensiones, el pago de las mismas estaría garantizado igualmente porque se seguirían produciendo transferencias de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) al sistema de la Seguridad Social.
"Cuando sea necesario "el sistema tributario siempre va a ir en ayuda del sistema de pensiones, como no podía ser de otra manera", ha indicado Nadal, quien ha afirmado que lo "fundamental" para garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones es continuar con las reformas estructurales, el crecimiento económico y la generación de empleo.
REVALORIZACIÓN VINCULADA A LA PRODUCTIVIDAD
De cara al futuro, Nadal ha abogado por seguir introduciendo el factor de sostenibilidad como elemento demográfico básico a la hora de pensar en pensiones futuras y seguir progresando en la desindexación de la economía de forma que la referencia sea el IPC del conjunto de la zona euro.
Según Nadal, la evolución de los precios viene dictada por la inflación en la zona euro, por lo que considera que "no hay que mirar tanto el IPC nacional, sino al del conjunto de la eurozona".
Además, ha indicado que el crecimiento de las pensiones y el alza de su poder adquisitivo "debe estar correlacionado con el crecimiento de la productividad y los factores demográficos del país".
En este sentido, ha insistido en que el cálculo de parámetros de la Seguridad Social tiene que tener en cuenta factores como la demografía, la inmigración, el crecimiento de la población y del empleo, ya que "no siempre se han tenido en cuenta".
EQUILIBRIO ENTRE IMPUESTOS Y COTIZACIONES
De igual forma, ha recordado que los presupuestos ya financian vía impuestos las pensiones no contributivas (2.257 millones), las de incapacidad (1.290 millones), los complementos a mínimos (7.302 millones), las prestaciones de protección familiar no contributivas (1.457 millones) y el subsidio de maternidad (550 millones) o los servicios sociales no transferidos a las CCAA (139 millones).
A estas también se suman las prestaciones de la Ley de Dependencia (1.177 millones), los servicios sanitarios no transferidos a las CCAA y los sistemas de financiación autonómica que paga la sanidad, cuyo montante asciende a más de 60.000 millones.
De su lado, el sistema de la Seguridad Social sufraga los 108.000 millones que suponen las pensiones contributivas, distribuidas en las pensiones por jubilación (76.000 millones), incapacidad permanente (11.000 millones), viudedad (18.000 millones) y favor familiar (253 millones), así como la incapacidad temporal (6.549 millones), maternidad, paternidad y riesgos por embarazo y lactancia (2.166 millones) y las prestaciones y entregas únicas reglamentarias (158 millones).
"Hoy por hoy deberíamos seguir siendo capaces de sostenerlo", ha enfatizado Nadal, quien ha apostado por buscar un "equilibrio" sobre qué parte de las prestaciones debe financiarse vía impuestos y cuál vía cotizaciones.
En cualquier caso, ha pedido "no olvidar" que el pago de las cotizaciones supone una carga impositiva al trabajo, por lo que ha puntualizado que "con una importante tasa de desempleo es fundamental que esta carga sea la justa".
Al mismo tiempo, ha negado que "en el corto, el medio, en el largo, o en ningún plazo" el Gobierno plantee privatizar las sistemas de pensiones al ser un pilar fundamental del Estado de Bienestar, cuya financiación variará en función de la situación cíclica de la economía.
"En un momento determinado la Seguridad Social puede financiar al Estado o viceversa, es el recorrido que se produzca coyunturalmente, pero no debe caber duda de que el sostenimiento del sistema de pensiones está basado, no en cotizaciones, sino en el conjunto de ingresos del Estado", ha especificado.
LA IMPORTANCIA DE LA REFORMA LABORAL
Nadal, quien ha dado un "gran aprobado" al "sólido" sistema de pensiones, a pesar de que "como todos los sistemas, es susceptible de mejora", ha destacado que mientras que en 2011 por cada nuevo pensionista se destruían tres puestos de trabajo, hoy por cada nuevo pensionista se suman al sistema siete nuevo cotizantes.
Así, el crecimiento del número de pensiones es del 1,17%, frente al de afiliados, que registra ya un aumento medio del 3,24%.
"El sistema depende a largo plazo de la fortaleza de la economía española, el sistema y su sostenibilidad depende de forma fundamental de una economía sólida, competitiva, capacidad de competir en el exterior y de crear empleo".
Por ello, el secretario de Estado de Presupuestos ha defendido la utilidad de la reforma laboral al haber permitido devolver a España a la senda de la generación de empleo, por lo que ha advertido de que los que piden su derogación ponen "en peligro" uno de los factores que garantizan la sostenibilidad del sistema de empleo.
"Cuando se habla de dar marcha atrás a la reforma laboral se pone en peligro uno de los pilares básicos que ha permitido la recuperación económica", ha apuntado.
Además, ha recordado otras medidas implementadas con el fin de contribuir a la sostenibilidad del sistema, como las referidas a la jubilación anticipada o el aumento del 3% de la base máxima de cotización.
LA OPOSICIÓN PIDE MEDIDAS
De su lado, la diputada socialista María Mercé ha rechazado que la sostenibilidad de las pensiones pueda apoyarse solo en el crecimiento económico y la generación de empleo, ya que se requieren más medidas, especialmente en un momento de incremento del gasto en el que hay "seis millones de trabajadores pobres y una recaudación de la Seguridad Social cinco puntos inferior a la de 2011.
De igual forma, ha mostrado su disconformidad con el actual índice de revalorización de las pensiones y que el Gobierno siga recurriendo al Fondo de Reserva para justificar la subida del 0,25% de las pensiones. Desde el PSOE abogan por crear una cesta de impuestos para financiar pensiones no contributivas (viudedad y orfandad)".
A su vez, la diputada de Unidos Podmos-En Comú-En Marea, Aina Vidal, ha denunciado que el índice de revalorización hace perder poder adquisitivo "de forma acumulada" y ha criticado las "alegrías", cuando la recaudación de las cotizaciones baja a pesar del aumento de cotizantes por el mercado de "precariedad y pobreza" derivado, a su juicio, de la reforma laboral de 2012.
Por el contrario, la diputada 'popular', Carolina España, ha pedido no crear alarma social, sino dar un mensaje de "tranquilidad" sobre el futuro de las pensiones, ya que desde el PP están "dispuestos a cambiar lo que se tenga o se pueda modificar", y ha negado que se baraje la privatización del sistema de pensiones. "Vamos por el buen camino", ha aseverado, insistiendo en que desde el PP quieren un sistema "público y de reparto".