Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Am) Nueva Canarias pide abrir una negociación, pero dice que el "diputado 176" para aprobar el PGE es Montoro

Montoro le marca su "responsabilidad" y niega que haya un "mercado de votos"
El diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, ha afirmado este jueves que "a lo mejor lo que hace falta es una negociación" respecto a su apoyo al proyecto de Presupuestos en 2017, y ha indicado que el "diputado 176" que permitirá la aprobación de las cuentas públicas no es él, sino el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, al tener la llave de las inversiones en las Islas Canarias.
"Hay una oportunidad porque no tiene mayoría absoluta y tienen la necesidad de sumar acuerdos", ha indicado Quevedo a Montoro durante su intervención en el debate de totalidad al proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017 en el Congreso.
Quevedo ha expresado la "sana envidia" que le da ver las negociaciones del PP con otras formaciones, ya que "el diálogo a Canarias no le ha ido igual de bien". "A lo mejor lo que hace falta es una negociación", ha agregado.
En cualquier caso, Quevedo ha reiterado que a la formación canaria le parece que procede la devolución del proyecto de Presupuestos, ya que no pueden aceptar las cuentas públicas de 2017 "desde la óptica de intereses generales de los españoles y menos aún desde la óptica de los canarios".
En este sentido, ha indicado que no pueden confiar en las políticas el PP que "a lo largo de seis años han maltratado a Canarias", Si bien ha valorado que Montoro reconociese ayer que la comunidad autónoma más afectada por la crisis ha sido Canarias, y ha celebrado que haya una oportunidad de corregir ese "maltrato". "A esta comunidad no le viene mal algo de patriotismo canario", ha añadido.
REVERTIR UN "CASTIGO MIL MILLONARIO" .
Ha criticado que la línea general de los PGE sigue la misma dirección "equivocada", al contener un alto nivel de deuda y ser un proyecto "de continuidad de las políticas truncadas anteriores" sustentada en "debilitar a los débiles".
La devaluación interna, pérdida de derechos laborales y sociales a costa de los sueldos de los trabajadores, un esfuerzo "desigual" entre las administraciones, el "relajamiento" para la Administración General han sido algunos de los elementos en contra mostrados por Quevedo para apoyar la enmienda a la totalidad.
El diputado de Nueva Canarias ha exigido a Montoro que se revierta el "castigo mil millonario" que ha sufrido Canarias desde 2009, tras haber perdido más de 600 millones desde entonces, y dejar de percibir en la actualidad 850 millones por "incumplimientos unilaterales" del Gobierno central.
MONTORO LE MARCA SU "RESPONSABILIDAD" Y NIEGA UN "MERCADO DE VOTOS".
Por su parte, el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha marcado a Quevedo su "responsabilidad" en que los PGE salgan adelante y ha apelado también a las negociaciones.
Montoro ha reconocido que Canarias es un territorio "muy importante" dentro de la geografía española, que ha sufrido "muy duramente" la crisis en forma de pérdida de puestos de trabajo, por lo que "es evidente que necesita un tratamiento diferente", como ha tenido "siempre en su historia" y con el régimen económico fiscal.
En este sentido, ha insistido en que hay que alcanzar acuerdos de cara a la negociación de las enmiendas parciales del proyecto de PGE, y consensuar acuerdos que "no signifiquen discriminar contra nadie, reconocer que España es una composición articulada de territorios con peculiaridades diferentes".
"No creamos agravios", ha aseverado Montoro, quien ha recalcado que aunque Canarias está a 2.000 kilómetros de distancia de España, es mercado interior español y de Europa, y tiene su "reconocimiento" en las leyes básicas y las leyes europeas.
De esta forma, ha pedido a Quevedo que "no trate de eludir responsabilidades", ya que se trata de "un asunto de aritmética". "Sumamos o no sumamos", ha remachado, insistiendo en que "tenemos que sumar" y negando que haya un "mercado de votos".