Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Am) Doménech (BBVA) llama a esperar y confía en que Trump aplique políticas "más pragmáticas" como presidente

Oriol Aspachs afirma que, si se aplicara literalmente la agenda política de Trump, se podría llegar a "guerras comerciales"
El economista jefe de BBVA Research, Rafael Doménech, ha apelado a la prudencia y a esperar la actuación de Donald Trump al frente de la presidencia de EEUU, y ha confiado en que aplique políticas "más pragmáticas" que las que ha planteado durante la campaña electoral.
Doménech ha realizado estas manifestaciones en Bilbao, donde ha participado en un desayuno-coloquio organizado por la Asociación de Directivos y Profesionales de Euskadi (Adype), en el que también han intervenido el director de Macroeconomía del Área de Planificación Estratégica y Estudios de Caixabank, Oriol Aspachs, y el director del Departamento de Estudios de Laboral Kutxa, Joseba Madariaga.
El responsable de estudios de BBVA, Rafael Doménech, ha afirmado que "lo que toca es esperar y ver". En primer lugar, según ha destacado, hay que aguardar a ver a quién nombra para estar al frente de la Administración y conocer cuáles son las medidas que va adoptando "y cómo el mercado las va interpretando".
Doménech cree que no hay que hacer "lecturas rápidas" como, a su juicio, hizo este miércoles la Bolsa que, en un primer momento, se desplomó, pero se fue recuperando. Por ello, tras indicar que habrá que esperar un tiempo, ha apuntado que las primeras palabras de Donald Trump, así como el discurso de Hillary Clinton y el de Barack Obama, fueron conciliadoras.
Según ha destacado, hay dos escenarios, el "más optimista, el más pragmático" en el que el poder "al final, termina acomodando las políticas económicas y se termina haciendo algo muy distinto a lo que se anunció durante la campaña electoral".
"Ayer esa fue la novedad en su discurso, con un tono muy conciliador, empezando por la propia candidata demócrata, que contrasta con todo lo se que dijo durante la campaña. Esta es una posibilidad y es el escenario más probable que se lleve a cabo", ha apuntado.
Ha añadido que el otro escenario es "dar más peso al proteccionismo, a las guerras comerciales, a la fragmentación política interna dentro del país, a que no se llegue a un acuerdo presupuestario en EEUU". Doménech ha indicado que ello "podría generar mucha incertidumbre e incluso riesgo de un crecimientos negativo".
En todo caso, cree que se va a dar una política fiscal "mucho más expansiva", rebajas de impuestos, una recomposición del gasto y eso va a provocar un escenario de "más inflación" y de tipos de interés "más elevados".
CAIXABANK Y LABORAL KUTXA
Por su parte, el director de Macroeconomía del Área de Planificación Estratégica y Estudios de Caixabank, Oriol Aspachs, ha afirmado que, si se aplica "literalmente" la agenda política de Trump, se puede llegar a "guerras comerciales, de mayor proteccionismo" que, a su juicio, no serían buenas, a medio plazo, ni para EEUU ni para el resto de países, tanto por el efecto directo como, sobre todo, por el "efecto sobre la incertidumbre" que es el "más impacto podría tener a corto plazo".
En este sentido, Aspachs ha indicado que en los mercados financieros, dada la globalización, la "complejidad" de los nuevos productos financieros y los "elevados" niveles de deuda, el impacto por esa vía podría ser "importante". Ha añadido que España "no sería ajena a ese escenario", si bien, en todo caso, ha señalado que habrá que ver si cumple finalmente con sus propuestas.
El director del Departamento de Estudios de Laboral Kutxa, Joseba Madariaga, espera que las autoridades europeas tomen note de que "los populismos han llegado para quedarse" y que se den cuenta de ello e impulsen el proyecto europeo, que está "languideciendo", para que se evidencie que "estar en Europa es mejor que no estar".
En relación a la evolución de los tipos de interés a dos años vista, Madariaga ha manifestado que será diferente en EEUU y Europa. En concreto, ha apuntado que en EEUU van a crecer a partir de diciembre y considera que en dos años estarán en un 1,5% ó 2%, mientras que en la eurozona ve una situación similar a la actual, aunque podrían elevarse los tipos a largo.
Por su parte, Doménech cree que se producirá una ligera subida de los tipos de interés en EEUU en diciembre y que continuarán incrementándose. En cambio, en el caso de Europa, no ve que se pueda producir al menos en un plazo de un año o dos. Por su parte, Oriol Aspachs no espera una subida de tipos en la eurozona, como mínimo, hasta la segunda mitad del 2018.
PREVISIONES
Sobre las previsiones económicas, Oriol Aspachs ha afirmado que no esperan grandes cambios en el crecimiento mundial, aunque se puede dar una mejora gracias a los países emergentes, y en la eurozona augura un crecimiento "moderado".
Por su parte, Doménech ha afirmado que España crecerá este año por encima de lo previsto inicialmente, un 3,3%, y superando, por segundo año, el esperado para la economía mundial. La previsión para 2017 sería del 2,5%.
Tras destacar que el turismo actúa como "soporte" de la economía, ha asegurado que el actual crecimiento económico es "más sano" que antes porque hay más inversión en bienes de equipo. Asimismo, tras aseverar que la falta de un nuevo Gobierno durante meses ha provocado un deterioro de la confianza, ha defendido que España necesita avanzar hacia reformas "ambiciosas" durante esta legislatura.
Por su parte, Joseba Madariaga se ha centrado en las previsiones para la economía vasca y apunta a una cierta desaceleración en la economía y también en el empleo. Tras recordar que Euskadi lleva 12 trimestres consecutivos de crecimiento, ha augurado una "pérdida de vigor" del consumo para 2017, mientras que ve "dinamismo" en las exportaciones.
Según ha apuntado, la previsión de Laboral Kutxa es un crecimiento de la economía vasca del 2,8% para 2016 y del 2,3% para 2017. La estimación para 2017 es menor que en el Estado porque las perspectivas en la eurozona "no son muy buenas", ha añadido.
Madariaga también ha hecho una reflexión sobre el cambio de estructura productiva que se está produciendo, con un aumento de los servicios y un descenso de la industria manufacturera. Tras aludir al envejecimiento de la población, ha manifestado que la gente que va a salir del mercado laboral va a ser más de la que va a entrar y ha indicado, además, que los estudios de los jóvenes no se ajustan a lo que demandan las empresas.
En el debate también se han referido a la calidad del empleo y, en concreto, Domenech ha apostado por impulsar la contratación indefinida y ha asegurado que el empleo fijo es "más productivo" que el temporal.
En relación al Brexit, el responsable de estudios del BBVA ha indicado que su impacto es "moderado" y el de Laboral Kutxa ha afirmado que se equivocaron con el escenario de "pesimismo" porque no ha impactado en 2016.
En relación al sector siderúrgico, el papel de China y la posibilidad de que pueda ser considerara como economía de mercado, Oriol Aspachs ha indicado que los aranceles en EEUU se pueden aplicar "más rápido" porque es un decisión del presidente y en Europa es necesario el consenso. Por su parte, Domenech ha manifestado que la presión de la producción china no puede prolongarse en el tiempo porque están recurriendo a la vía del endeudamiento y, por tanto, considera que habrá un "ajuste".
Sobre el sector financiero, Doménech ha afirmado que, sobre todo, el español no está en la misma situación que en 2011, cuando había problemas de solvencia, que, a su juicio, se han ido solventando. En concreto, ha apuntado que el sistema bancario español es el "segundo más solvente" de Europa, pero hay un problema de rentabilidad por los bajos tipos de interés. En todo caso, ha apuntado que el reto de la banca es la transformación digital.