Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Albella (CNMV) asegura que las normas contribuyen a reforzar la ética de las empresas

El presidente de la CNMV, Sebastián Albella, ha hecho un balance "extraordinariamente positivo" de la evolución de la regulación en el mercado de valores, en el que ha destacado que la preocupación global por que las compañías actúen de acuerdo con la ley se ve reforzada por la introducción de las normas.
Así lo ha puesto de manifiesto durante la I Conferencia Internacional de Economía Humanísta 'Back to Basics', organizada este jueves por la Fundación Madrid Vivo, en colaboración con el IESE Business School y la consultora PwC, en la que ha hecho un recorrido en materia de ética y regulación desde la situación previa a la reforma de 1988 hasta la actualidad.
Albella ha reconocido que un exceso de obligaciones "puede acabar representando una carga", pero cree que "en el ámbito del mercado de valores no hay duda de que las normas contribuyen a reforzar la ética".
"Da vértigo imaginar que en un mundo tan complejo como el actual pudiéramos estar todavía en un entramado como el que teníamos en los años 90, no tanto por las normas, sino por el cambio cultural del que han sido consecuencia", ha explicado.
"La situación anterior a la reforma era increíblemente diferente a la actual, no había supervisión ni filosofía de la transparencia y los códigos de conducta y la exigencia ética no existían en absoluto", ha recordado el presidente de la CNMV.
En este sentido, el consejero delegado de OHL, Tomás García Madrid, ha defendido durante su intervención en la conferencia la importancia de contar con regulación para definir las reglas del juego, y ha asegurado que, a largo plazo, "las empresas que hacen las cosas bien son premiadas y las que las hacen mal, castigadas".
"La sociedad de la información hace que hoy en día tarde o temprano cualquier cosa que hagas se va a saber", ha explicado. "Siendo así, conviene hacer las cosas bien para recibir premios y no castigos", ha concluido.