Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adicae pide que Gobierno, Banco de España y CNMV expliquen en el Congreso la intervención y venta del Popular

La Asociación para la Defensa de Consumidores y Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) ha reclamado que el Ministerio de Economía, el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) expliquen en el Congreso la que tachan de "extraña maniobra" de intervención y venta del Banco Popular.
Adicae considera que el Ejecutivo y los supervisores de la banca y el mercado deben explicar cómo se permitió que el Popular realizara ampliaciones de capital, como la de junio de 2016, a sabiendas de la situación de la entidad desde hace meses y en perjuicio de decenas de miles de ahorradores.
"Resulta inconcebible la pasividad con la que se toleró que el Popular captase 2.500 millones de euros de nuevos accionistas en junio de 2016 mediante una nueva ampliación de capital y que aumentó la "bola de nieve", señala al respecto.
Para Adicae, la venta de Popular al Santander por la simbólica cifra de un euro es una operación que se ha realizado "a costa de los ahorros de decenas de miles de pequeños accionistas y titulares de deuda subordinada".
La asociación que preside Manuel Pardos reivindica la ausencia de protección de estos ahorradores y ha trasladado al Congreso de los Diputados la necesidad de que se depuren responsabilidades, por lo que insta a requerir las comparecencias necesarias en el Parlamento que den una explicación de lo sucedido.
En su opinión, además de Guindos, Luis María Linde y Sebastián Albella, también deberían dar explicaciones en la Cámara Baja el presidente del BCE, Mario Draghi, y los presidentes de Popular y de Santander, Emilio Saracho y Ana Botín, respectivamente.
Según la asociación, la operación se llevó a cabo "obviando los derechos e intereses del pequeño accionariado y ahorradores del banco pese a que la situación del Popular era conocida desde hace meses".
Una de las cuestiones que Adicae considera imprescindible aclarar es por qué en lugar de una venta sin más (alternativa que habría propiciado una compensación a los pequeños accionistas), se optó por intervenir la entidad de forma express, atribuir un valor cero a las acciones del Banco Popular, "con las graves consecuencias en pérdidas para los ahorradores" y a continuación entregar el Popular al Santander por un simbólico euro. "Y todo ello pese a que el pasado noviembre la entidad que preside Ana Botín valoró el Popular en una horquilla comprendida entre 1 y 1,7 euros por acción", destaca.
Según Adicae, el Santander no puede ocultar los beneficios que le genera la adquisición del Popular.