Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acciona inicia la puesta en marcha de la mayor fotovoltaica de Latinoamérica

Acciona ha iniciado la puesta en marcha de la planta fitovoltaica 'El Romero Solar', la mayor de América Latina, con 246 megavatios (MWp) de potencia máxima (196 MW nominales), trece meses después de iniciadas las obras, según informó la empresa.
La entrada en operación comercial del conjunto de la instalación, que supone una inversión aproximada de 343 millones de dólares (314 millones de euros9, se producirá en las próximas semanas.
Se trata del segundo activo en propiedad de la compañía que preside José Manuel Entrecanales en Chile, donde ya tiene un parque eólico.
No obstante, el pasado mes de agosto Acciona se adjudicó el suministro de 506 GWh de energía en el país. Para atenderlo, construirá el parque eólico San Gabriel, de 183 MW.
En cuanto a la planta fotovoltaica, la compañía ha culminado también el montaje de los últimos bloques de paneles en la instalación, que cuenta con una superficie de captación solar de más de 1,5 millones de metros cuadrados (equivalente a 211 campos de fútbol profesionales).
La instalación está ubicada en el desierto de Atacama y ha sido ya conectada al sistema central del país, iniciando así un proceso que se prolongará en las próximas semanas hasta la entrada en operación comercial del conjunto de la instalación.
En concreto, 'El Romero Solar', situada en la comuna de Vallenar, a unos 645 kilómetros al Norte de Santiago, se extiende sobre una superficie de 280 hectáreas en el desierto de Atacama, y ha supuesto una inversión aproximada de 343 millones de dólares (314 millones de euros al cambio actual).
Cuando esté en operación comercial completa, producirá cada año cerca de 500 GWh de energía limpia, equivalente a la demanda eléctrica de 240.000 hogares chilenos, lo que evitará la emisión a la atmósfera de unas 475.000 toneladas de CO2 en centrales de carbón.