Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(AM)Guindos advierte de una nueva multa de Bruselas de 5.000 millones si no hay medidas correctoras de déficit

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ha advertido de que si España no presenta antes del próximo 15 de octubre medidas correctoras del déficit público, la Comisión Europea (CE) podría sancionar a España con una multa del 0,5% del PIB (unos 5.000 millones de euros) en un plazo de cuatro meses, y podrían verse afectados fondos estructurales por valor de 1.325 millones de euros.
Así lo ha señalado durante su comparecencia en la Comisión de Economía de la Cámara Baja para hablar del déficit y dar cuenta del frustrado nombramiento del exministro Soria para el cargo de director ejecutivo del Banco Mundial, en la que ha señalado que el próximo 15 de octubre es una fecha "clave", ya que será entonces cuando España deba remitir su propuesta de plan presupuestario y dar cuenta a Bruselas.
En caso de no presentar las medidas correctoras de déficit antes del 15 de octubre, la Comisión prevé una multa que podría elevarse hasta el 0,5% del PIB, unos 5.000 millones de euros, a lo que se sumaría que podrían verse afectados fondos estructurales por importe de 1.325 millones de euros.
Además, en este caso no se contempla que el Estado pueda hacer alegaciones para la reducción o la cancelación, a diferencia de lo que sucedió la vez anterior. Así, antes del 15 de octubre España tendrá que especificar los objetivos de gastos e ingresos, las medidas discrecionales e informar sobre las medidas adoptadas para responder a las reformas solicitadas con el objetivo de cumplir los objetivos de déficit, cuyo plazo de corrección se ha extendido en dos años, hasta 2018.
Los objetivos de cumplimiento de déficit son del 4,6% este año, del 3,1% en 2017 y del 2,2% en 2018. "España debe cumplir los objetivos todos los años o se produciría un nuevo endurecimiento del proceso y nuevas sanciones", ha advertido. Según el cálculo y las previsiones económicas de la Comisión, estos objetivos requieren una mejora del déficit estructural descontando el efecto del ciclo económico de medio punto del PIB tanto en 2017 como en 2018.
La CE exige a España que acometa dos reformas cualitativas: reformas del marco fiscal y un fortalecimiento del marco de contratación pública para asegurar la transparencia y la coordinación de todas las entidades y autoridades de contratación.
ADELANTO DEL IMPUESTO DE SOCIEDADES Y PRÓRROGA DE PGE DE 2016
Para alcanzar los objetivos de déficit, Guindos ha indicado que es "imprescindible" la reforma del pago fraccionado del Impuesto de Sociedades, de forma que ha adelantado que el Gobierno aprobará "próximamente" un real decreto ley con el adelanto del pago del Impuesto de Sociedades para su posterior convalidación por el Congreso.
La reforma establecería un pago mínimo sobre el resultado contable de empresas con una cifra de negocios superior a 20 millones, con un tipo de al menos el 20%, con lo que se estima que se ingresarían 6.000 millones. "El 15 de octubre no solo debemos informar a Bruselas de las medida adoptadas, sino que es la fecha para que los Estados miembros remitan sus proyectos presupuestarios", ha insistido.
Según ha avanzado, el Gobierno en funciones, al no poder realizar una planificación presupuestaria, presentará un proyecto de plan presupuestario considerando un escenario "sin cambios en la política fiscal". Así, el Ejecutivo presentará un plan basado en la prórroga de las cuentes de 2016 "sin incluir nuevas medidas fiscales", tras lo que el próximo Gobierno tendrá que presentar una revisión del plan.
"Si se estima que no hemos tomado medidas eficaces, nos enfrentamos a una multa mayor. Sería una sanción prácticamente imposible de evitar. Esto supondría una seria amenaza para la credibilidad de nuestra economía", ha agregado.
"NO HAY INERCIA QUE 100 AÑOS DURE"
El titular de Economía en funciones ha advertido de que "no hay inercia que cien años dure" y de que es necesario tomar dos decisiones "muy rápidas", que son la reforma del Impuesto de Sociedades y la prórroga y presentación del presupuesto a Bruselas, una decisión que ha calificado de "incercial".
En su opinión, el problema no está tanto en el cumplimiento del déficit, que cree que "se puede hacer", sino que "España está sin gobierno desde hace meses" y "en el contexto internacional cada vez existen más dudas". Ha avisado de que la "eficiencia marginal" de las medidas monetarias "va a ir siendo menor". "El crecimiento ha sido bueno y esto nos ha anestesiado desde el punto de vista crítico", ha apuntado.
En relación con el rescate bancario, sobre el que le ha cuestionado el portavoz del Grupo Socialista, De Guindos ha apuntado que es necesario ver "cuál es el coste definitivo". "En estos momentos, el sistema financiero español no genera ninguna duda", ha señalado De Guindos, para quien "es imposible crecer en una situación en la que el sistema bancario genera dudas e incertidumbres".
"A la política fiscal le doy un papel, pero no puede ser pan para hoy y hambre para mañana", ha afirmado el máximo responsable económico del Gobierno, para quien es necesario "reducir el déficit público" para no ser "extremadamente vulnerables".
LA OPOSICIÓN ACUSA DEL GOBIERNO DE SER RESPONSABLE DEL DÉFICIT
El diputado del Grupo Socialista, Pedro Saura, ha señalado en su turno de réplica que el área económica del Gobierno es la responsable de la desviación del déficit de 2015 y que "como consecuencia de eso se puede producir la multa". "Son los responsables de la desviación del déficit de caballo que probablemente se va a producir en 2016 y son responsables de los incumplimientos de 2013, 2014 y 2015", ha espetado.
Por su parte, Alberto Montero de Unidos Podemos se ha referido al "problema de credibilidad" que tiene el Gobierno. "Ahora usted pretende trasladar la responsabilidad de que si en 2018 no se cumple el objetivo (de déficit) es culpa nuestra o de que no se aplican las medidas que ustedes tienen en la cartera", ha reprochado al ministro.
El también diputado de Unidos Podemos Josep Vendrell ha señalado que la caída en la recaudación del Impuesto de Sociedades es una "evidencia" del propio fracaso de la política de reforma fiscal, que "solo ha agravado los problemas del sistema tributario".
De su lado, el diputado de Ciudadanos Francisco de la Torre ha destacado que mientras las empresas alcanzaron un "récord histórico" de beneficios en el primer trimestre, la recaudación del primer pago fraccionado del Impuesto de Sociedades experimentó una caída. En su opinión, que España esté creciendo "por encima del 3%" significa que "empresas y ciudadanos han hecho su trabajo".
Por su parte, Ester Capella, de ERC, ha advertido de que, aunque Bruselas no haya impuesto una multa a España por el incumplimiento del déficit, Europa "esto lo va a cobrar" y lo hará "en diferido", "en un plazo de tiempo más largo, pero con unos intereses elevadísimos".
El portavoz del PNV, Pedro Azpiazu, ha apuntado que España está creando un tipo de empleo que es "pan para hoy y hambre para mañana", ya que no son "suficientemente productivos". En su opinión, si se quiere cumplir con Europa sin soportar una multa, serán necesarios "esfuerzos en otras materias".
Ferran Bel, del Grupo Mixto, ha subrayado la "responsabilidad" del Gobierno "por unos malos presupuestos y por una mala ejecución presupuestaria y por una mala praxis". El diputado ha cuestionado al ministro si ha explicado a Bruselas las modificaciones presupuestarias "difíciles de explicar" que se hicieron pocas semanas antes de presentar los presupuestos, como incrementar el presupuesto de Defensa un 161%.
Por último, Irene Garrido del Grupo Popular ha puesto en valor las explicaciones del ministro sobre el déficit y ha destacado que si España no ha sido multada por la CE ha sido por las alegaciones que el Gobierno envió para intentar evitar la multa.