Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACS prevé cerrar "en próximas semanas" la venta de Urbaser tras lograr 'luz verde' de Competencia

La operación se enmarca en la estrategia del grupo de rotar activos y reducir deuda
ACS prevé cerrar la venta de Urbaser, su filial de servicios de limpieza viaria y recogida y tratamiento de residuos, a Firion Investments, firma controlada por un grupo chino, "en las próximas semanas", según indicó el director general corporativo de la compañía, Angel García Altozano.
El grupo que preside Florentino Pérez acaba de lograr 'luz verde' de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a la transacción.
Con el cierre de la venta, ACS ingresará un importe de entre 1.164 y 1.399 millones de euros, que se fijará exactamente en función de "determinados parámetros económicos" de Urbaser, tal como se fijó en el acuerdo de compraventa alcanzado a finales del pasado mes de septiembre.
Este importe permitirá a la compañía rebajar hasta los 1.600 millones de euros la deuda de 2.250 millones con que cerró el tercer trimestre del año, pasivo que ya arroja un recorte del 29% gracias a la desconsolidación del correspondiente a Urbaser (742 millones de euros).
Además, la constructora calcula que la transacción le generará una plusvalía de entre 325 y 560 millones de euros.
La venta de Urbaser se enmarca en la estrategia de ACS de rotar activos que considera maduros y no estratégicos con el fin de lograr recursos para seguir reduciendo su deuda e invertir en nuevos proyectos.
La compañía mantiene la reducción de su endeudamiento neto como uno de sus tres objetivos estratégicos, tal como señaló Florentino Pérez en la última junta de accionistas del grupo.
No obstante, ACS mantiene su política de crecimiento, dado que ello "no impedirá seguir invirtiendo en aquellos proyectos y oportunidades que surjan que sean atractivos para la compañía", según garantizó García Altozano durante la presentación de los resultados trimestrales del grupo.
LA MAYOR DESINVERSIÓN.
En cuanto a Urbaser, sobre la que ACS había colgado el cartel de 'se vende' hace un año, presta el servicio de recogida de basuras en varias zonas de Madrid, así como en otras grandes ciudades españolas.
Además, tiene una destacada actividad en Francia, donde cuenta con varios contratos de limpieza y recogida de basuras del centro de París, y Reino Unido, y contratos en el Norte de África, México, Chile y Argentina.
En concreto, Urbaser presenta una cartera de contratos por valor de unos 8.100 millones de euros y cerró el pasado año con un beneficio de 50 millones, una facturación de 1.634 millones. El beneficio bruto de explotación (Ebitda), de su lado, se situó en 268 millones.
La venta de esta compañía supone la principal desinversión que cierra ACS desde que en febrero de 2015 sacó a Bolsa Saeta Yield, la filial que constituyó con sus parques eólicos y plantas termosolares.