Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El director de la cárcel de México se encuentra desaparecido

Los reos, del fuero federal y común, se dieron a la fuga por la puerta principal del centro penitenciario con el consentimiento de algunos guardias del Centro de Ejecuciones y Sanciones (CEDES), "ya que no hubo violencia y todos los evadidos salieron por la puerta para vehículos de servicio", ha asegurado Garza.
García ha confirmado que las autoridades todavía no han terminado de contabilizar el número de prisioneros que han participado en esta fuga, la más grande de la historia de Tamaulipas. Además, ha asegurado que se ha desplegado un operativo de búsqueda para capturar a los evadidos, en el que participan los tres niveles del Gobierno, según recoge el diario mexicano 'El Universal'.
La cifra de reos evadidos de un penal mexicano de Nuevo Laredo se ha elevado en diez hasta los 151, informaron hoy fuentes oficiales.
El primer recuento de la fuga sucedida ayer habló de 148 reos, para bajar posteriormente a los 141, pero hoy la Secretaría de Seguridad Pública de Tamaulipas (estado donde se ubica el penal) proporcionó la cifra definitiva.
El Ejército y la Policía Federal se hallan en guardia ante la evasión masiva, pero por el momento no se ha informado de ninguna captura. El director del penal, Efraín Hernández Llamas, que no se presentó a trabajar el viernes, continúa en paradero desconocido.
Con la fuga de ayer son ya 352 los presos huidos de cárceles de Tamaulipas en lo que va de año. El responsable estatal de los penales, Horacio Sepúlveda, fue cesado de su cargo tras la evasión.
Tamaulipas es escenario desde principios de año de una sangrienta guerra entre dos carteles del narcotráfico, el del Golfo y el de Los Zetas, que ha dejado centenares de muertos.
Ante la constante pérdida de sicarios, detenidos o asesinados, una de las tácticas empleadas por los carteles ha sido el orquestar fugas masivas de las prisiones.