Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una nueva dimisión ahonda en la crisis del Govern balear

El ex presidente de Unió Mallorquina (UM), portavoz de la formación en el Ayuntamiento de Palma y conseller balear de Turismo, Miquel Nadal, ha comunicado al jefe del Ejecutivo autonómico, el socialista Francesc Antich, su decisión "irrevocable" de dimitir de todos sus cargos ejecutivos.
Nadal está imputado desde hace meses en el caso de presunta corrupción en la venta del solar de Can Domenge en Palma y ha sido imputado esta misma semana en una pieza separada del caso Son Oms, derivada de la "Operación Maquillaje", junto con la presidenta de honor de UM y del Parlament, Maria Antònia Munar, y el conseller de Medio Ambiente, Miquel Àngel Grimalt, entre otros.
UM gobierno junto con el PSIB-PSOE y el Bloc gobierna en el ejecutivo autonómico, además de en las principales institucionales de Mallorca.
Nadal se defiende
"Soy inocente y creo en la Justicia, tengo derecho a defenderme de todo lo que se me imputa y no debo ni quiero perjudicar a las instituciones políticas. (...) Dimito porque mi familia no se merece que los medios de comunicación empleen la mentira para desprestigiarla", ha declarado en una rueda de prensa convocada de urgencia en la Conselleria de Turismo balear.
La decisión de dimitir de todos sus cargos ejecutivos (que, ha aclarado, no incluye su acta como concejal en el Ayuntamiento de Palma porque "tiene un compromiso" con sus votantes) se la ha comunicado en la mañana de este jueves a su presidente del partido, Miquel Àngel Flaquer, quien le ha pedido que continuase, ha asegurado.
Sin embargo, Nadal ha insistido en que su decisión no tiene marcha atrás pues ha indicado que "el mayor error" que cometió en política fue el de no dimitir cuando surgió la primera imputación. Argumenta que su marcha no responde a las dos imputaciones, sino a poder terminar con informaciones sobre él y su familia que son "una asquerosidad" y que no son ciertas.