Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La dieta DASH, mejor que la Dukan

La mejor dieta general a seguir es la dieta DASH, según los expertos.cuatro.com
A la exitosa y popular dieta Dukan le ha salido un duro competidor. La dieta DASH (Enfoques Alimentarios para Frenar la Hipertensión) es, según los expertos, el mejor régimen general a seguir para llevar una vida sana y equilibrada.
Según el nuevo estudio, si se atiende a los objetivos personales a seguir una dieta es mejor que otra. Sin embargo, si hay que hablar de una dieta general por excelencia los expertos se decantan por la dieta DASH.
Este régimen se caracteriza por un consumo elevado de frutas, vegetales, productos integrales y lácteos bajos en grasas. Así, la ingesta de estos alimentos da lugar a un consumo moderado de potasio, magnesio, calcio y fibra y un consumo alto en proteínas y bajo en grasas saturadas.
Además, en este régimen, la carne está limitada de la misma manera que los azúcares y la sal. Así, no se puede comer más de siete calorías al día de grasas saturadas y el colesterol debe estar por debajo de los 200 mg diarios.
Por ello, la dieta DASH "supera a otras 19, como Atkins, Jenny Craig y Slim-Fast, en la lista de 'Las mejores dietas generales'", tal y como mantienen los expertos que han elaborado el estudio de U.S. News & World Report.
Los mismos investigadores, además, ha destacado a esta dieta como la mejor para la diabetes, seguida de la dieta de Mayo Clinic.
demás, según otras investigaciones, el régimen DASH puede contribuir a la prevención del fallo cardiaco debido a que reduce de forma eficaz la presión arterial y los niveles de colesterol.
Según los estudios, esta dieta baja la presión arterial sistólica alrededor de unos 5,5 milímetros de mercurio, lo que puede reducir la tasa de fallo cardiaco alrededor de un 12%.