Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El diálogo entre Micheletti y Zelaya, estancado

El Gobierno "de facto" de Honduras, el cual es encabezado por Roberto Micheletti, confía en superar el estancamiento en el que ha caído el diálogo entre las distintas facciones políticas.
Con dicho debate se pretendía resolver la crisis que atraviesa el país desde el golpe de Estado del 28 de junio.
En teoría, estos contactos debían concluir esta semana con un Gobierno de unidad nacional del que formarían parte representantes de Micheletti y el mandatario depuesto, Manuel Zelaya.
Sin embargo, el presidente "de facto" ha anunciado la creación de un gabinete en el que no participarán "zelayistas", lo cual ha terminado por elevar las tensiones en el país centroamericano.
La ruptura del diálogo, "rotunda y total"
El representante del Ejecutivo interino en la Comisión de Verificación del último acuerdo en discusión, Arturo Corrales, ha declarado que "al pueblo le pido que no desfallezcamos, les pido que aunque parezca que todo está terminado, no es cierto".
Además, Corrales ha afirmado que la ruptura del diálogo parece "rotunda y total" y también ha añadido que "los hondureños sabemos discurrir en medio de estos problemas".