Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez declara culpable a Jodorkovski por malversación de fondos

El juez declara culpable a Jodorkovski de malversación de fondosReuters
Según los abogados de la defensa, el juez ha establecido que Jodorkovski se apropió ilegalmente de fondos procedentes de su propia compañía, la extinta Yukos. El juez no ha concluido todavía la lectura del veredicto y la sentencia está prevista para más adelante.
El fundador de la petrolera Yukos, Mijail Jodorkovski, que se enfrentaba a una pena de más de seis años más de cárcel por robo de crudo, ha sido declarado culpable de malversación. En 2005 ya fue condenado a ocho años de reclusión por estafa y evasión fiscal.
En el segundo juicio contra Jodorkovski y su socio Platon Lébedev, la Fiscalía pide 14 años de prisión por el presunto robo de 218 millones de toneladas de crudo por valor de 27.000 millones de dólares a Yukos y de blanqueo de dinero.
Los abogados de Jodorkovski acusan a la Fiscalía de "mentir" sobre los supuestos delitos cometidos por su cliente y aseguraron que ésta no tiene en su poder pruebas que demuestren la culpabilidad de sus defendidos.
Jodorkovski ha denunciado que el segundo proceso en su contra, al igual que el primero, tiene motivaciones políticas y busca legitimar el desmantelamiento de Yukos, que fue la mayor petrolera privada de Rusia, y la venta de sus activos a la estatal Rosneft.
Varios centenares de personas se congregaron junto a la sede del tribunal para expresar su respaldo a los empresarios, 20 fueron detenidos por las Fuerzas de Seguridad por provocar disturbios, según informó desde la sede judicial la agencia Interfax.
Recientemente, el primer ministro ruso, Vladimir Putin, defendió la persecución judicial contra ambos empresarios, considerados "presos políticos" por activistas de derechos humanos.