Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos décadas de diversión portátil "Game Boy"

Game BoyReuters
Hace veinte años, veía la luz Nintendo "Game Boy", que se ha convertido en un icono de los años 90, al inaugurar la era del entretenimiento portátil. Un tipo de ocio por el que sigue apostando fuerte la compañía nipona.
El icónico 'ladrillo gris', el desvelo de todos los niños de los 90 que no se conformaban con pasar las horas frente a su televisor pisando setas y explorando tuberías con 'Super Mario', se ha transformado con los años menguando y ofreciendo nuevos servicios.
La primera "Game Boy" tenía cuatro centímetros de grosor y pesaba unos 300 gramos, pero introducía novedades nunca vistas antes como los cartuchos de juegos intercambiables y la posibilidad de jugar con otros poseedores de tan preciado aparato.
Según reconoce el propio presidente de la compañía, Satoru Iwata, "el entretenimiento portátil tiene un gran futuro y Nintendo seguirá apostando por los videojuegos como parte de una identidad que se ha mantenido con los años". Y el éxito de las consolas portátiles de Nintendo reside en los videojuegos, el software que da vida a la pequeña pantalla en que hoy jóvenes y mayores se devanan los sesos para matar el tiempo.
Ahora el futuro es táctil, con reconocimiento de voz y cámaras que hacen del juego algo interactivo y mucho más colorido que aquellas pantallas verdes que tintineaban con las plataformas del 'Donkey Kong'.
A la primitiva "Game Boy", que llegó a vender más de 100 millones de unidades, le sucedieron las rejuvenecidas Gameboy Color, Advanced, Pocket y Advance SP, que no obtuvieron el éxito del novedoso primer modelo.
La competencia le surgió pronto a la "Game Boy", sobre todo por parte de Sega que lanzó al mercado modelos similares y con nuevas opciones, pero el toque final se lo dio en 2005 la PSP de Sony que acabo enterrando a la última "Game Boy", la "Micro". No obstante, Nintendo recuperó el éxito de ventas con la Nintendo DS, que consiguió vender en cinco años 100 millones de unidades en todo el mundo.