Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Polémica en China por la venta de lanzallamas contra los agresores sexuales

Atacar con lanzallamas a los agresores sexuales: Nuevo método de autodefensatelecinco.es

La comercialización en China de un nuevo producto contra los agresores sexuales ha abierto el debate. Se trata de un pequeño lanzallamas que, pese a las advertencias de la policía y su dudosa legalidad, en el último mes se han vendido más de 300 unidades. Se considera un objeto de alto riesgo por ser altamente inflamable.

Según informa The Sun, este instrumento se encuentra a la venta por un precio  que oscila entre 10 y 30 euros y tan solo puede ser vendido a mujeres como método para la autodefensa.
Su principal característica es lanzar llamas de hasta medio metro de largo, aunque el aparato está hecho en pequeña medida para transportarlo con facilidad. 
El dispositivo, lleno de gasolina, es capaz de emitir desde pequeñas llamaradas para asustar al agresor o provocar pequeñas cicatrices, hasta llamaradas de 1.000 grados que pueden llegar a causar heridas graves e incluso la desfiguración del atacante.
La policía está en contra de estos lanzallamas y ha manifestado que estos objetos van en contra de la ley, pero aún están disponibles en Internet y en algunas tiendas.