Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descubren en perfectas condiciones un bizcocho de 100 años en la Antártida

Descubren en perfectas condiciones un bizcocho de 100 años en la AntártidaAntarctic Heritage Trust

Un grupo de exploradores ha descubierto en la Antártida un bizcocho de frutas aún empaquetado que se encontraba en perfectas condiciones después de llevar 100 años en el lugar.

Si se está planeando embarcarse en una aventura y está pensando en qué comida puede llevarse, debería tener en cuenta un humilde bizcocho de frutas. Puede que no sea lo más apetecible, pero este postre puede sobrevivir en casi cualquier entorno, incluso puede durar un siglo, si eso es lo que usted necesita.
Suena increíble pero un grupo de exploradores ha descubierto un bizcocho de frutas que llevaba 100 años en la Antártida y que, aparentemente, parece casi comestible, según ha informado Metro.
Puede que nadie quiera probarla, pero el Antarctic Heritage Trust explica que el bizcocho de frutas hecho por Huntley y Palmers  está en “excelentes condiciones” e incluso aún se encuentra envuelto en papel.
De hecho, el bizcocho se ha encontrado en mejor estado que la caja de metal en la que se encontraba.
Su hallazgo 100 años después no es lo único que hace especial a este bizcocho, pues se cree que detrás de él hay una gran historia, ya que se piensa que quién lo llevó hasta la región fue el explorador Británico Robert Falcon Scott.
Scott y su equipo acudieron al Polo Sur en la misión conocida como Terra Nova que se desarrolló desde 1910 hasta 1913, pero los cinco murieron en el viaje de regreso al campamento base.
Lizzie Manso, el director del programa para la confianza basada en Nueva Zelandia, dijo sobre el bizcocho de frutas: "Es un alimento ideal con alto valor energético para la gente que se encuentre en condiciones climatológicas similares y sigue siendo uno de los imprescindibles para viajes así.”