Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se cumplen 70 años de la 'masacre de Katyn'

Se cumplen 70 años de la 'masacre de Katyn'http://www.prherald.hu/kepek/cikk20080412-102833.jpg
En el bosque de Katyn fueron ejecutados 4.421 polacos y en total murieron 22.000 en la que se conoce como la 'masacre de Katyn'. Ahora Rusia y Polonia, con motivo del 70 aniversario de esta matanza, homenajean a las víctimas y tratan de dar nuevos pasos en el camino de la restauración de la verdad histórica concerniente a la tragedia de la Segunda Guerra Mundial.
Sus víctimas no olvidan, Andrezej Skapski tenía cinco años cuando supo que su padre, un oficial polaco había muerto. "El 3 de junio de 1943, el nombre de mi padre apareció en la lista de exhumaciones. Yo tenía 5 años entonces, por desgracia, mi madre no vivía ya. Ella murió seis meses antes, sin saber que había sido viuda todos esos años" ha comentado Skapski.
Pero entonces, no se quiso reconocer la autoría de la masacre, así lo asegura Marek Lasota, historiador, quien ha declarado: "Desde el mismo momento de descubrir los restos de los oficiales polacos en el bosque, el crimen de Katyn fue un asunto manipulado y plagado de mentiras desde el lado de los autores de este delito, el imperio soviético y sus líderes que trataron de culpar a los alemanes. Esa versión se mantuvo durante el periodo posterior a la guerra en la república popular de Polonia"
Las ejecuciones de Katyn fueron aprobadas por una decisión del politburó del Partido Comunista ratificada de su puño y letra por el dictador soviético, Josef Stalin, y por otros dirigentes bolcheviques.
Una matanza que fue negada durante medio siglo por la URSS, que acusó de ella a las tropas nazis, que en su avance hacia el este descubrieron en 1943 las fosas comunes con los restos de los militares polacos asesinados.
Sólo en 1989 el último dirigente soviético, Mijaíl Gorbachov, reconoció la responsabilidad de laURSS por aquella matanza, y en 1992 el primer presidente ruso, Borís Yeltsin, entregó al entonces jefe de estado polaco, Lech Walesa, documentos que probaban la matanza de los 22.000 militares y civiles polacos.
No obstante, en los últimos años la justicia rusa ha rechazado una y otra vez las demandas y recursos presentados por las familias de los oficiales polacos ejecutados, que buscan su rehabilitación.
En 2004 la fiscalía militar rusa se escudó en la muerte de los líderes soviéticos acusados de la matanza para dar carpetazo al caso y entregó a Polonia solo 67 de los 183 tomos de la investigación, con el argumento de que el resto contenían "secretos de estado". Al año siguiente, la fiscalía militar negó que la matanza de Katyn fuera un acto de "genocidio del pueblo polaco" como sostiene el Instituto de Memoria Nacional de Polonia.