Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo repartir felicidad bailando

Peter Sharp es australiano y de profesión: repartidor de felicidad. Cansado de escuchar malas noticias decidió cambiar el rumbo de su vida y dedicarse a repartir buen rollo bailando. Cualquier lugar es bueno: el metro un lunes por la mañana, una tienda o la calle. En cualquier momento Peter se pone a bailar y convierte el lugar en una fiesta. Su objetivo es convertir lo rutinario en felicidad y diversión y demostrar que cuando uno se siente libre es capaz de acercarse a los demás. El movimiento ya cuenta con muchos seguidores y comienza a extenderse por Europa. Una de sus próximas paradas será Barcelona.