Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La importancia de cuidar la piel del sol en verano y elegir un buen protector solar

Después del frío invierno por fin vemos que el sol no da tregua y nos hace despertarnos más felices y contentos. Además, con la llegada de verano, nuestra piel empieza a coger color, haciéndonos más morenos y guapos. Sin embargo, estar en constante exposición podría perjudicar nuestra piel, quemándola e incluso causando graves estragos en ella. Para ello, el protector solar será nuestro mejor aliado y hay mucha variedad.
La piel en verano puede verse radiante y bronceada pero si no se cuida bien a la exposición del sol podría afectar gravemente a nuestra salud. Por ello, la protección solar es un elemento fundamental para acompañarnos en verano.
ISDIN PROPONE UNA SERIE DE PASOS A TENER EN CUENTA PARA ESTAR PROTEGIDOS EN EL DÍA A DÍA
1. Evitar las horas de máximo riesgo: Limitar el tiempo que se está bajo el sol y evitar exponerse a la radiación entre las 12 y las 4 de la tarde.
2. Aplicar fotoprotector: Se recomienda aplica un fotoprotector solar generosamente media hora antes de exponerte al sol, sobre la piel limpia y seca. Reaplicar cada dos horas.
3. ¡Todo el año! También en días nublados: El sol sale cada día, por lo que es importante utilizar fotoprotector todo el año, especialmente para actividades al aire libre. También en días nublados, aunque no haga calor, las nubes sólo bloquean el 10% de los rayos UVA, por lo que la mayoría alcanzan nuestra piel.
4. ¡En todas partes! Es importante aplicar fotoprotector en zonas que siempre están expuestas como orejas, manos, pies y zonas sensibles como la nariz y los labios. Se recomienda el uso de accesorios como gorras, camisetas y gafas de sol con protección contra rayos UV.
5. Revisar la piel periódicamente: Además de utilizar fotoprotección solar a diario, es importante controlar los cambios que sufre nuestra piel. Es importante realizar una revisión anual con el dermatólogo.
Pero elegir un buen protector solar no siempre es fácil y es que ante tanta variedad, y que cada persona tiene un tipo de piel distinta ha hecho que la elección cada día sea más difícil. Por ello, CosmeCeutical Center ha elaborado un decálogo para elegir el protector solar que mejor se ajuste a nuestras necesidades.
DECÁLOGO PARA ELEGIR UN BUEN PROTECTOR SOLAR POR INMACULADA CANTERLA
1. Un buen filtro solar no solo debe proteger de los rayos UV (responsables de los daños inmediatos sobre la piel, como las quemaduras), sino también debe proteger de los rayos UVA (daños en el DNA de la piel, las células, los vasos y los tejidos).
2. Escoger filtros físicos, no químicos e inorgánicos que rebote en los rayos UV antes que sean absorbidos por la piel. Este tipo de filtros se conocen como 'SunBlock'.
3. Evitar los filtros solares que contengan PABA en su formulación, pues el ácido para-aminobenzoico puede causar daño celular y hay una mayor incidencia de alergias relacionadas con el uso de PABA y derivados.
4. Deben ser productos estables ante el calor (fotoestables).
5. Se aconseja escoger productos de aplicación sencilla y cómoda para fomentar la reaplicación frecuente del filtro.
6. Cuidado con los protectores secundarios, aquellos que incluyen reclamos publicitarios sobre protección solar pero cuyo cometido principal no es proteger la piel del sol (por ejemplo, las cremas hidratantes con SPF15).
7. Los filtros solares deben incluir en su formulación Filtros Biológicos que no son filtros solares como tal, sino agentes antioxidantes que actúan en sinergia con los filtros de la fórmula evitando la formación de radicales libres y potenciando el sistema inmunológico de la piel. Las vitaminas A, C y E entre otros son las más utilizadas. Tienen propiedades antirradicalares y actúan contra el envejecimiento cutáneo y los cánceres de piel fotoinducidos.
8. Cuidado porque los protectores solares caducan. Con el paso del tiempo, sus componentes se van degradando como en cualquier otro producto. Por tanto, no es recomendable utilizar fotoprotectores abiertos de un año para el otro ya que eso devalúa el factor de protección. La protección no será del todo completa por tanto se estará en riesgo de sufrir los efectos nocivos del sol.
9. Es básico reaplicar el filtro solar cada 2-4 horas.