Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Orlando Bloom visita las comunidades afectadas por el ébola en Liberia

Orlando Bloom visita Liberia tras la epidemia de ébolaGtres

El embajador de buena voluntad de UNICEF, es la primera personalidad que visita el país desde el comienzo de la epidemia Orlando Bloom, como embajador de UNICEF, concluyó con una visita de cuatro días a Liberia donde elogió los esfuerzos de las comunidades afectadas por el ébola en la lucha contra el virus mortal.

El actor estadounidense de 38 años, Orlando Bloom, como embajador de buena voluntad de UNICEF, concluyó una visita de cuatro días a Liberia donde elogió los esfuerzos de las comunidades afectadas por el ébola en la lucha contra el virus mortal, siendo la primera personalidad que visita el país desde el comienzo de la epidemia.
El actor, después de reunirse con los líderes religiosos y de la juventud en la capital Monrovia, dijo que "todas las personas que he conocido tomaron la determinación de combatir el ébola para poder reanudar sus vidas con normalidad". Bloom añadió que "las comunidades han sido el epicentro de la lucha contra el ébola y deben seguir recibiendo apoyo por su papel crucial en la lucha por llegar a cero casos".
En una escuela de primaria en una comunidad muy afectada en la frontera con Sierra Leona, Orlando Bloom pudo conocer los protocolos de seguridad escolar sobre ébola que se introdujeron cuando las escuelas volvieron a abrir tras permanecer cerradas siete meses. El actor explica que "a causa de este brote, la educación de un millón de niños en Liberia fue interrumpida a mitad de curso". "Están muy contentos de estar de vuelta en las aulas, pero las precauciones que todos y cada uno de ellos debe tomar cada día son un recordatorio de la necesidad de no bajar la guardia", advierte Bloom.