Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El drama de Mariñas: Cáncer, maltrato y un final feliz

Jesús Mariñas cambió ayer las tornas y se sentó como invitado en Sábado Deluxe para hablar sobre su reciente boda con Elio, con quien lleva compartiendo su vida 27 años. Además se sinceró sobre muchos aspectos oscuros de su vida que nunca antes había contado.
Mariñas conoció a Elio una noche en la Vía más famosa de Madrid y a partir de ese momento han permanecido juntos, 27 años, a pesar de la diferencia de edad de ambos, a pesar de muchos baches por los que han pasado, permanecen juntos y ahora se han casado en privado, con tan solo dos testigos.
A pesar de este momento tan feliz, la vida de Mariñas no ha sido nada fácil, y así se lo contaba ayer a Jorge Javier Vázquez. Sus rumores de Sida estuvieron y han estado siempre en la órbita del periodista, que ayer explicó a qué se debían sus problemas de salud. Un cáncer de piel, esta enfermedad le provocaba heridas en la cara que trataba de ocultar con la barba y por supuesto la debilidad consecuente con un cáncer. El periodista del corazón no faltó ni un solo día a su trabajo, lo que hacía que la gente hablara sobre él pero no directamente a él. A esto se refería Lidia Lozano, compañera del colaborador, que admitió que siempre le preguntaban si Mariñas tenía sida, y ella no sabía nada sobre el asunto porque nunca se atrevió a hablar con él sobre el asunto tan delicado.
Es evidente que la vida de Jesús Mariñas no ha sido fácil, de niño sufrió bulling en el colegio, "los niños me llamaban Susi", además solo vio a su padre en una ocasión, por lo que se crió con su madre a la que nunca confesó que era gay y declaró que a la muerte de ésta se sintió liberado precisamente por eso. "Mi hermano me pegaba palizas" explicó a Jorge Javier, que por su parte intentó entender cómo habiéndolo pasado tan mal de pequeño podía tener ese carácter tan fuerte, lo que era sorprendente. Mariñas admitió que seguramente tuviera una coraza puesta pero no conscientemente, que puede ser algo que haya ido formándose con el tiempo.