Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un asentamiento en Canadá, más antiguo que las pirámides

Un asentamiento en Canadá, más antiguo que las pirámidesTwitter

Gracias a una investigación llevada a cabo en la Columbia Británica, se ha demostrado que el hombre prehistórico llegó a Norteamérica a través del mar, y no a través de de un puente terrestre que unía Siberia y Alaska, como se creía hasta ahora. 

Según cuenta Rusia Today, Este nuevo estudio, apoyado por el Instituto Hakai, ha cambiado los patrones de las antiguas migraciones humanas que conocíamos hasta ahora. La historia tradicional cuenta que los primeros habitantes de Norteamérica llegaron al continente mediante la antigua unión terrestre que existía entre Asia y América, que conectaba Siberia con Alaska, hace 13.000 años. Pero una nueva investigación en la costa oeste de Canadá demuestra que 1.000 años antes ya existían en la zona asentamientos humanos.
La Columbia Británica, antiguo territorio de los heiltsuk, un pueblo indígena de Canadá, se han encontrado los asentamientos más antiguos jamás descubiertos en América del Norte, que datan de unos 14.000 años y que por lo tanto demuestran la existencia de humanos prehistóricos en esta zona 1.000 años antes de lo que se creía. 
El hallazgo se ha realizado gracias al estudio de los restos de una hoguera encontrada en la región, después de haber analizado varios metros cúbicos de tierra.
En noviembre, los restos de la hoguera revelaron la antigüedad de la zona, lo que indica que el fuego se creó en uno de los asentamientos más antiguos conocidos hasta ahora, incluso más que las pirámides de Egipto,según cuenta Vancouver Sun.
Los Heiltsuk explican que esta zona no se congeló durante la edad del hielo, lo que la hizo propicia para el desarrollo de la vida. 
Aisha Gauvreau, estudiante de doctorado de la Universidad de Victoria,  apoya esta teoría ya que, según afirmó en una entrevista con CBC, el recién descubierto asentamiento “realmente proporciona evidencia adicional a esta teoría”. “ Los arqueólogos pensaron durante mucho tiempo que la costa era completamente inhabitable cuando quedó evidenciado claramente que no es el caso”, afirma Gauvreau.