Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La extrema delgadez de las modelos de Victoria Beckham ensombreció su colección homenaje al 11-S

Han pasado 15 años pero la herida por los atentados a las torres gemelas el 11 de septiembre sigue abierta. A Victoria Beckham le tocaba desfilar el mismo día que las torres cayeron, pero 15 años después, por esa razón, y en forma de homenaje a las víctimas, su colección se tituló Espíritu libre.
Sin embargo, lo que está copando todos los titulares no es la calidad de sus diseños de sastrería deconstruida plagada de terciopelos y sedas, sino la delgadez de sus modelos de costillas prominentes y brazos finos como alambres.
Según la columnista del Daily Mail Sarah Vine, las modelos estaban "demacradas" y parecían cadetes medio muertos de hambre", a pesar de que, según han compartido en las redes sociales las modelos que participaron en el desfile, como es el caso de Mica Argañaraz y Ondria Hardin, comen como el que más y disfrutan de una pizza con mucho queso, de los platos más suculentos cocinados con bacon y cerveza.
Que las modelos sean tan delgadas ha llamado la atención de sus seguidores, que han comentado las imágenes de sus desfile y le han sugerido que opten por modelos con más talla, puesto que Victoria Beckham se pronunció en contra de la delgadez extrema en 2010 ("no trabajaría con modelos demasiado delgadas", dijo) y suele insistir en que su ropa es para mujeres de todas las tallas y alturas.