Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Calatrava, ante la justicia italiana acusado de negligencia por su puente en Venecia

El arquitecto valenciano Santiago Calatrava tendrá que acudir el próximo 13 de noviembre al Tribunal de Cuentas italiano, junto a los ingenieros Roberto Scibilia, Salvatore Vento y Roberto Casarin, a quienes se acusa de "negligencia grave" y de los "daños a las arcas del Estado" por los errores cometidos durante la construcción del 'Puente de la Constitución', ubicado en Venecia desde el año 2008 y que une la Plaza de Roma a la estación de Santa Lucía.

Así, tras nueve años de investigaciones y evaluaciones el fiscal del Tribunal de Cuentas, Carmine Scarano, ha valorado un crecimiento exponencial de los costes del puente, pasando de los 3,8 millones de euros iniciales a 10,7 millones, según ha informado este martes el diario italiano 'Corriere del Veneto'.
Ante estos datos, Scarano ha manifestado que la cifra final "aún no es definitiva, y tal vez nunca lo será". "En el futuro, el puente ocasionará un constante y desproporcionado desembolso económico por parte de la administración, como consecuencia de la enfermedad crónica que sufre el trabajo --ha agregado--. El puente se encuentra bajo vigilancia continua para demostrar la insuficiencia de la solución de diseño".
Además, ha expresado que los registros de los archivos muestran "un patrón de incapacidad grave y generalizada, que se traduce en un vergonzoso y asombroso conjunto de errores encontrados desde las primeras etapas de planificación y ejecución".
Asimismo, Scarano ha anunciado que podría solicitar 1.078.000 a Calatrava, así como 1.705.000 euros a Roberto Scibilia, 1.723.000 a Salvatore Vento y 1.379.000 a Roberto Casarin, si finalmente se demostrara que son culpables de esta "negligencia grave".