Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Shakespeare "más cómico e injustamente infravalorado" vuelve a las Naves del Español con 'La comedia de los enredos'

El actor Alberto Castrillo-Ferrer dirige 'La comedia de los enredos' de William Shakespeare en las Naves del Español desde este jueves 29 de septiembre hasta el 15 de octubre, con un texto adaptado por Carlota Pérez Reverte que recupera al dramaturgo inglés "más cómico e injustamente infravalorado".
"Es un texto extraordinario al que se le ha hecho poca justicia, incluso The Royal Shakespeare Conpany ha representado esta obra menos que otras y esto se debe a que la comedia está injustamente infravalorada", ha lamentado en rueda de prensa uno de los actores del reparto, Javier Ortiz.
'La comedia de los enredos' recupera el espíritu de la Commedia dell'Arte jugando con los equívocos y empleando a los actores disponibles para distintos roles durante la representación. Inspirado en 'Los Menecmos' de Plauto, Shakespeare puso a coincidir en una misma ciudad a dos gemelos que no sabían que iban a encontrarse varios años después, lo que dará pie a situaciones disparatadas.
Pérez-Reverte, hija del popular escritor y académico, ha asegurado que está "en contra" de los 'remakes', si bien apostó por esta adaptación por la posibilidad de adaptarlo y "hacerlo" suyo. "Para mí ha sido duro porque Shakespeare es Shakespeare, sé que no voy a hacerlo mejor que él, pero ha sido un viaje maravilloso", ha reconocido.
Para esta adaptación, ha optado por conservar los personajes de la obra del escritor inglés y darle "un toque atemporal". Pérez-Reverte trabajó con el texto original en inglés, artículos y otras traducciones, para acabar con una versión preliminar que luego pulió junto a Castrillo-Ferrer.
"Es una obra de otra época, escrita para gente de otro país, y por eso a veces había que cambiar situaciones específicas: antes el público era más inocente y el autor se podía permitir ciertas licencias. El problema es que cuando cambias algo, por pequeño que sea, se termina convirtiendo en una bola de nieve", ha reconocido.
TEATRO CONTEMPORÁNEO Y NO "RANCIO"
El director ha defendido su apuesta por esta obra porque se considera "un cómico", al igual que la gente de su compañía. "Quería buscar algo que nos apeteciera hacer, hacer reír a la gente es un plus y estamos orgullosos de ello: divertir, entretener y dejar un hueco a la pasión", ha dicho sobre su obra, que ya ha pasado por Cáceres y Zaragoza.
En cualquier caso, 'La comedia de los enredos' no solo habla de humor, sino también de "temas contemporáneos, como el paso del tiempo o el estatus de la mujer". "Buscamos la artesanía teatral, pero no a través de un teatro que huela a rancio", ha defendido otro actor de la compañía, Rafael Blanca.