Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sara Carbonero: "Hay días que echo mucho de menos la tele"

Sara Carbonero presenta su colección en colaboración con Agatha Ruiz de la Prada y nos habla sobre la polémica que se desató tras su marcha del programa emitido en Divinity, Quiero ser. Además la que fuera presentadora de los informativos de Telecinco afirma que se siente muy a gusto después de llevar ya dos años viviendo en Oporto.
CHANCE: Es una colección un poco dedicada a la superstición, a los amuletos, ¿por qué has querido hacerla? ¿Necesitas ahora atraer la suerte?
Sara Carbonero: La idea surgió porque queríamos, lógicamente, hacer una nueva colección, estuvimos buscando algo que tuviera mucho que ver conmigo, porque siempre es la suerte que tengo de trabajar con Agatha, que me dejan crear y algunas decisiones también, en conjunto, tomarlas. Y bueno, pensamos diferentes motivos, pensamos en el tema África, en el mundo animal, porque ahora en mi casa esta muy presente. Y nos dimos cuenta de que todo lo que estábamos hablando eran amuletos y símbolos y bueno, dijimos de englobar algo tan genérico como es la suerte.
CH: O sea que Sara es una mujer afortunada, ¿no?
S.C: Bueno, sí. La verdad es que no me puedo quejar. Siempre digo lo mismo, yo creo un poquito en la suerte y en otras cosas como la constancia, o estar en los momentos justos en los sitios.
CH: Con dos niños pequeños, ¿de dónde sacas el tiempo para poder diseñar?
S.C: Es algo que por suerte puedo hacer en casa. El equipo de Agatha lleva ya dos años viajando a Oporto, me lo ponen todo muy fácil. Yo vengo aquí, por supuesto, cuando hay este tipo de presentaciones, y estamos siempre en contacto. Es fácil, puedo organizarme perfectamente.
CH: ¿Dan mucha guerra los pequeñines?-
S.C: Bueno, pues la normal a su edad, sobre todo, Martín que esta descubriendo y hablando por los codos, está todo el rato con el 'por què'. Y Lucas es todavía muy pequeño y es muy bueno, no me da tanto trabajo como el hermano.
CH: Hemos leído hace poco que los dos han estado malitos, ¿cómo están ahora?-
S.C: Están mejor, gracias. Son los típicos virus de guardería que se van contagiando por la casa, pero ya están recuperados.
CH: Te vemos súper delgada, ¿cómo lo has hecho?
S.C: Bueno, me lo decís siempre. Y en todo caso, yo ahora me veo menos delgada. Pero nada, no hago nada de ejercicio... Es comer bien en general sin quitarme los caprichos pero tampoco me vuelvo loca. Y luego correr mucho detrás de los peques.
CH: ¿Qué tal la vida en Oporto?
S.C: Lógicamente este segundo año está siendo diferente, más fácil, porque ya conocemos la gente, la ciudad... Y bueno, es como menos extraño todo, es nuestra segunda casa y estamos muy a gusto allí.
CH: ¿Echáis de menos España?
S.C: Se echa de menos la gente, sobre todo, pero como estamos tan cerca tenemos continuas visitas, o venimos, y no nos da casi tiempo a echar de menos.
CH: ¿Echas de menos, un poco, el trabajo en la televisión?
S.C: Eso sí lo echo un poco de menos. Ahora mismo no, porque ahora mismo con los dos peques, sobre todo con el bebé, no me da mucho tiempo a pensarlo, pero es algo que como me gusta mucho hay días que echo de menos la redacción, los compañeros, el día a día, el directo, la adrenalina.
CH: Hablando del programa Quiero ser, simplemente la noticia que se ha publicado de que tu abandono de Quiero ser quizá no haya sido por el tema de que no cuadraba la agenda. Y que has dejado de seguir al programa por las redes sociales, de que hay mal rollo...
S.C: La última vez ya hablé de este tema, no he leído esto de lo de las redes, de hecho, no sé a que redes se refieren ni nada.
CH: Ha salido hace poquito que por las redes sociales habías dejado de seguir a la cuenta del programa.
S.C: Pues... es que... tendría que meter... ¿En qué? ¿En Instagram?
CH: No sé, hablan de redes sociales, en general.
S.C: A eso no te puedo responder. Pero ningún mal rollo, ya lo dije. Lo que pasa es que, a veces, parece que siempre se está buscando... Al final lo normal es lo que no vende, pero es que no ha habido ningún mal rollo, de verdad. Es lo que os conté, es que era imposible. Quien siga el programa verá que es un ritmo de grabación en el que están todos los días de la semana grabando y yo tendría que vivir en Madrid....
CH: Me ha hecho gracia que en tu blog, incluso, has hablado de la cobra, o sea, que te ha llegado a ti el tema de Bisbal y de Chenoa. ¿A ti qué te pareció?
S.C: Bueno, yo no hablé de la cobra y tampoco voy a hablar ahora porque mi blog era otra cosa, igual se quedaron con eso. Yo quería, un poco, pues hacer una cosa graciosa sobre las relaciones que todos tenemos idealizadas. No sé, a mí me pareció precioso 'El reencuentro', me considero una fan de operación triunfo y de esa edición en concreto. Yo lo vi muy bonito y natural, una situación nada fácil.
CH: Lo aclaraste, para ti no hubo cobra.
S.C: Pues no, para mí no. Un compañero, además, de 'radio marca' me hizo mucha gracia porque fue noticia esos días porque fue el que puso el ángulo contrario, entonces, que todo es según como se mire, todo.
CH: ¿Has hecho tú alguna vez la cobra?
S.C: Bueno, la verdad que no. No sé si te refieres al beso famoso, no fue cobra. Yo creo que no. Yo me quedé ahí, aguanté el tipo como pude. Habría que verse cada uno en la situación. La gente piensa que, a lo mejor, tú eso lo llevas pensado pero eso sale lo que sale.
CH: ¿Volveréis a España en algún momento?
S.C: No, la verdad es que todavía no hay fecha de vuelta a España y es un poco seguir viendo dónde nos lleva la situación. Este año seguro que estamos en Oporto, con opción de un año más.
CH: ¿Y qué tal lleváis el portugués?
S.C: Pues bastante bien. Ya este segundo año notamos que casi solo va saliendo, entendemos muy bien todo y muy bien.
CH: ¿Y los niños?
S.C: El pequeño lógicamente, ni portugués ni nada. Martín muy bien también ya va falando un bocadinho.