Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Sagrada Familia iniciará en octubre la construcción de la torre de María con paneles prefabricados de piedra

La torre de Jesucristo cambiará el 'skyline' en 2020 al medir 140 metros
La Sagrada Familia de Barcelona iniciará en octubre la construcción de la torre de María con la técnica de la piedra postensada, un método que se usará para las seis torres centrales y que consiste en unir paneles prefabricados de piedra con una estructura interna de acero inoxidable, ha explicado el arquitecto director de la basílica, Jordi Faulí.
En la rueda de prensa sobre las jornadas de puertas abiertas que ofrecerá el templo este fin de semana --ya con las entradas agotadas--, el arquitecto ha explicado que se trata de una técnica que no se ha usado hasta ahora para estructuras de estas dimensiones, y dará resistencia al viento y los sismos, además de acelerar la construcción.
La torre de María contará en las aristas con granito Azul Bahía --de Brasil--, dándole el color azulado del manto de la Virgen, mientras que a finales de año se empezarán a levantar las torres de los evangelistas.
Faulí ha afirmado que en 2018 "se verá crecer las torres de verdad", cuando la de María llegará a los 13 niveles, se habrá iniciado la de Jesucristo y se habrán construido ya unos puentes entre torres.
La torre de Jesucristo, la central y más alta, superará en 2019 en altura a las cuatro torres de los evangelistas y cambiará el 'skyline' de Barcelona en 2020, cuando llegará a los 140 metros, ha destacado Faulí, y ha dicho que subirá hasta los 172,5 metros cuando se le añada la cruz y su base.
Las seis torres reflejan la "voluntad de Antoni Gaudí de ir hacia arriba, hacia el cielo", y se coronarán con una cruz en el caso de la torre de Jesucristo, con una estrella para la de María, y con símbolos de los evangelistas en las cuatro torres restantes --ángel, león, buey y águila--.
Los paneles pesan entre una y 24 toneladas, miden unos cinco metros de alto y tienen un grosor de entre 50 y 30 centímetros --que resta peso--; posteriormente se trasladarán a la basílica, donde se unirán formando los niveles de las torres y llenando de hormigón los espacios entre paneles, ha relatado a Europa Press el jefe de obra, Ramon Espel, y el arquitecto David Puig.
SACRISTÍA DE PONIENTE
"Hemos terminado dos partes importantes" este año, la fachada de la Pasión y la sacristía de poniente, ha destacado Faulí, ésta última con aristas de color rojo que simbolizan la sangre del martirio, y una estructura lineal terminada en cúpula que parte del proyecto que dejó Gaudí y que se reproducirá también en las seis torres centrales, adaptándola en diámetro y altura.
El pórtico superior de la fachada de la Pasión está formado por 18 columnas color hueso que expresan "tensión y dolor", y solo queda por terminar una representación de la cantera y el huerto en el que se excavó el sepulcro de Jesucristo.
En diciembre se finalizó la puerta del Nacimiento, que corresponde al portal de la Esperanza, y este año se están iniciando también los estudios previos para la restauración arquitectónica y escultórica de esta fachada, que data de 1930.
Está previsto que la Sagrada Familia vea terminado en 2026 el conjunto arquitectónico, manteniendo el presupuesto anual de 25 millones de euros, pero quedarán por añadir elementos artísticos y simbólicos, como los de la fachada de la Gloria, además de la construcción de una sacristía y tres capillas.