Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La SGAE celebra mañana la Asamblea General Ordinaria

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) celebrará este jueves 22 de junio en Madrid la Asamblea General Ordinaria en la que participarán los socios con derecho a voto.
En el orden del día destaca el examen y aprobación de las Cuentas
Anuales y Aplicación del Resultado del ejercicio 2016, así como del Informe de Gestión y de Responsabilidad Social Corporativa 2016.
Asimismo, se abordará el nombramiento del auditor a que se refiere el artículo 88 de los Estatutos Sociales; la Memoria de Actividades de la Fundación SGAE y de Arteria Promociones Culturales, S.L., 2016; y el Informe sobre la Mutualidad de Previsión Social de Autores y Editores.
Esta asamblea se celebra dos días después de que agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional se personasen en la sede de la SGAE y en varias televisiones para pedir documentación sobre un presunto fraude en los derechos de autor en el marco de una investigación abierta en 2016 en el Juzgado número 2 de la Audiencia Nacional.
La investigación, según fuentes policiales, no se centra en la SGAE como institución sino en determinados asociados que habrían participado en una trama de falsos arreglos musicales para emitirlos en programas televisivos de la franja nocturna. La operación policial incluye detenciones y registros en varias provincias por un delito de corrupción entre particulares.
El entramado usaba testaferros para ocultar las ganancias generadas con la música de baja calidad y de dominio público a base de falsos arreglos. Luego, eran emitidos en programas nocturnos de televisión, en connivencia con algunos responsables de programación de estas cadenas, para generar un enriquecimiento injusto a través del pago de derechos de propiedad intelectual realizado por la SGAE en sus liquidaciones.