Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Restaurados los escudos del siglo XVI en la entrada de la Capilla Real de Granada

Los escudos del siglo XVI de la entrada de la Capilla Real de Granada han sido restaurados en el marco de un proyecto del Arzobispado en el que se han recuperado los colores originales de estas pinturas murales que estuvieron instalados en la antigua lonja comercial antes de ser adquirida por la Iglesia a finales del siglo XIX, como ampliación de los servicios del templo que alberga los restos de los Reyes Católicos.
Actualmente en la entrada que da acceso al templo, el capellán mayor de la Capilla Real, Manuel Reyes, ha indicado en rueda de prensa que "con la restauración se dignifica este espacio" y también la visita a uno de los "sitios más emblemáticos" de Granada para los turistas.
El escudo central es el de la Reina Juana y su esposo Carlos I de España, en el que están representados todos los reinos de Castilla, Aragón y en el que se añaden los reinos heredados del centro de Europa.
El símbolo del imperio es el águila, aunque en el escudo no aparece el águila bicéfala, dado que en ese momento Carlos I no había sido coronado todavía emperador del imperio germánico.
"No nos pensábamos que detrás de unas manchas negras había esta calidad pictórica", ha explicado el arquitecto Pedro Salmerón.
La primera intervención en este proceso de recuperación, que ha durado dos meses y medio, se dedicó a consolidar el paramento y revestimiento, ya que el soporte que sustentan los escudos estaba muy deteriorado y tenía peligro de desprendimiento.
Una vez llevada a cabo esta consolidación del soporte, se procedió a la limpieza de las pinturas en los escudos para recuperar sus colores originales.
"La limpieza fue muy gratificante", ha explicado la restauradora Beatriz Martín acerca del proceso en el que, limpiando las manchas negras, se fueron descubriendo los colores y los detalles de los rostros y figuras.
Junto al descubrimiento de este color, también aparecieron otras zonas con repintes, fruto de las "intervenciones desafortunadas" que se hicieron con anterioridad, "que habían incluso eliminado parte de la pintura original y habían puesto encima morteros de yeso o cemento, pintando a su vez encima de los colores originales, sin respetar éstos".
Al mismo tiempo que se fueron eliminando "con mucho cuidado" los repintes para recuperar los colores originales, se picaron los parches de cementos que "en este caso, son negativos porque aportan sales" y perjudican a la obra, ha añadido Martín.
Los trabajos continuaron con la consolidación y fijación del estrato de revestimiento a la pared, concluyendo la intervención sobre las pinturas murales con la reintegración cromática en aquellas zonas donde faltaba.
Tras concluir la restauración de los escudos, se ha estudiado la iluminación y se han instalado unos focos de luz con tecnología LED para avivar los colores de los escudos y el cuadro principal que da la bienvenida a los visitantes a la Capilla Real, una copia de 'La rendición de Granada' de Francisco Padilla, del siglo XIX, y cuyo original está en el Senado.