Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Raúl Arévalo se estrena como director con 'Tarde para la ira': "Quería una película seca, sucia y dura"

El actor Raúl Arévalo se pasa al otro lado de la cámara para estrenarse como director con 'Tarde para la ira', en las salas españolas desde este viernes 9 de septiembre, con una historia que desde el principio quería que fuese "seca, sucia y dura".
En 'Tarde para la ira', Arévalo se rodea de su amigo Antonio de la Torre (José) y de Luis Callejo (Curro) para contar cómo el pasado vuelve a sus vidas después de que Curro haya salido de la cárcel por un violento atraco sucedido hace ocho años. La mujer de Curro, Ana (Ruth Díaz) será la pieza fundamental que unirá las historias de todos.
"La idea era plantear cómo se enfrenta alguien normal, como podría ser tu padre o tu vecino, a una situación de violencia extrema", ha destacado en una entrevista con Europa Press el director, quien no obstante ha insistido en que "en ningún caso" su intención fue la de "posicionarse" respecto a estos conflictos.
En esta misma línea, De la Torre ha insistido en que "no se trataba de hacer moralina" con esta película. "Cuando una película intenta llevar al espectador por un sitio determinado se convierte en un relato menos interesante. En 'Tarde para la ira' hay 100.000 posibilidades abiertas, cualquier final es válido", ha resaltado.
ROAD MOVIE EN CASTILLA
El propio Arévalo ha definido su película como "un thriller de suspense y venganza de barrio y 'road movie' de carreteras de Castilla". "Quise llevarme la película a mis ambientes, soy de Móstoles y me he criado en bares, mi padre era propietario de uno hasta hace año y medio, que se jubiló", ha resaltado.
En cualquier caso, el director reconoce que en este proyecto que comenzó hace ocho años siempre tuvo en mente tanto a De la Torre como a Callejo en los papeles principales. De hecho, su amistad con el actor malagueño --quien ha reconocido que Raúl contaba con su "lealtad" en el momento en que fijaran el rodaje-- estuvo muy presente durante todo el trabajo de la película.
"Es una suerte trabajar con amigos, porque hace más fácil la parte de conocerles tanto y saber de qué pie cojean o cuándo entrarles. Con Antonio...la confianza da asco. Mi hermana era también la jefa de sonido de la película y, al final, cuando te sale un mal día, lo pagaba con los que más quería, aunque luego les pedía disculpas", ha comentado Arévalo con humor.
ACOGIDA CON APLAUSOS EN VENECIA
De la Torre ha asegurado que cuando llegó el momento de interpretar su papel tras tantos años esperando, le dio muchas vueltas a cómo darle vida. "Si hacíamos un enfoque demasiado realista, el personaje iba a estar lleno casi de 'tics', porque alguien que está ocho años macerando una venganza empieza a no ser del todo sano. Desde el relato era importante tener empatía con el personaje", ha destacado.
Por su parte, Callejo ha explicado que su personaje "tenía que ser un tipo de barrio después de ocho años en la cárcel, no un asesino, pero sí curtido y duro. "En mi caso, soy tranquilo, pero en ciertas ocasiones me entran ataques de ira y rabia y me pongo vehemente y creo que eso venía muy bien para el personaje", ha admitido.
De momento, la película ya ha tenido su estreno en el Festival de Venecia la semana pasada, donde fue recibida con una ovación, y Arévalo reconoce que no esperaba este inicio tan prometedor para su debut. "Quería que la película nos gustase a los que la hacíamos y, claro, a la gente, pero ni de coña ir a un festival internacional. Cuando la seleccionaron fue un pelotazo, pero que nos aplaudieran después de los títulos de crédito fue aún más raro y bonito", ha concluido.