Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Palacio Brachi de Roma homenajea a Artemisia Gentileschi, primera pintora en entrar en la Academia de Florencia

El Palacio Braschi de Roma (Italia) inaugurará este miércoles 30 de noviembre la muestra 'Artemisia Gentileschi y su tiempo', que recupera la figura de la célebre artista y coteja sus trabajos con óleos de sus colegas contemporáneos estableciendo un rico diálogo que recorre varias ciudades italianas como Nápoles, Florencia, Roma o Venecia.
Gentileschi (1593-1653) fue una de las artistas más destacadas de su tiempo. Logró consolidar su posición a pesar de que en aquella época la pintura era considerada un mundo de hombres. Además de una gran pintora, fue una intelectual efervescente que logró adquirir una técnica sublime y la supo trasformar para absorber lo mejor de los artistas contemporáneos que la rodeaban.
Así, logró ser la primera mujer miembro de la Accademia di Arte del Disegno de Florencia, se codeó con nobles de la talla de Cosme II de Médici, mantuvo una gran amistad con científicos como Galileo Galilei y trabajó en distintas cortes italianas y europeas, como la de Carlos I de Inglaterra.
La muestra, que se podrá visitar hasta el próximo 7 de mayo de 2017, está compuesta por 93 óleos, de los que 29 pertenecen a la artista y el resto son de otros pintores con los que estableció alguna relación. "Se trata de un retrato de la artista que además de evidenciar sus cualidades la pone en relación con otros pintores de la época", ha señalado en la presentación el responsable de la sección de Nápoles, Nicola Spinosa.
"Hemos dado la vuelta al mundo buscando óleos de pintores que tenían alguna relación con Artemisia. Lo importante es reconocer el estilo de una mujer de acero que supo abstraer lo mejor de sus contemporáneos", ha añadido Francesca Baldassari, responsable de la sección de Florencia.
A pesar de la talla de esta gran artista, considerada por la crítica de la Historia del Arte como una notable 'caravaggista' que dominó el claroscuro y dotó a sus obras de un realismo dramático, Gentileschi ha pasado a la historia por un capítulo trágico de su biografía.
Cuando tenía tan solo dieciocho años fue violada por Antonio Tassi, un colega de su padre, también pintor, a quien Orazio Gentileschi confió la educación de su hija. Tassi abusó de la confianza de su amigo y terminó aprovechándose de su pupila.
En las obras presentes en esta exposición, 'Susana acosada por los viejos' o 'Judith cortando la cabeza de Holofernes' reflejan la influencia de esta trágica experiencia. Algunos incluso aseguran que Artemisia se autorretrató en 1613 como Judith cortándole la cabeza al amigo Agostino en el papel de Holofernes.
"Artemisia ha suscitado un gran interés más por su vida que por sus méritos de pintora, sobre todo, en torno al circo que se creó alrededor de su violación y ello ha desvirtuado un poco la lectura que se ha hecho sobre ella. Sin embargo, estamos ante una gran artista narrativa y dramática con gran capacidad para desarrollar una historia dentro del cuadro", ha explicado la responsable de la sección de Roma, Judith Mann, quien ha estudiado a la artista durante más de 20 años.
El terrible suceso supuso un gran escándalo en la época, y el juicio se prolongó durante siete meses, pero Tassi nunca cumplió condena. "Fue la dolorosa violación la que hizo que Artemisia se trasladara a Florencia después de que su 'verdugo' nunca descontara la pena. (*) Pero esto impulsó su consagración. Conoció a Miguel Ángel Buonarroti el joven (1568-1646), sobrino del célebre artista fiorentino, quien le hizo de mecenas", ha comentado Baldassari.
De esta época en Florencia, destacan las obras expuesta en la muestra 'Alegoría de la inclinación', que fue precisamente encargada por Buonarroti y 'Aurora'. "Ambas obras son un homenaje a Galileo Galilei con quien Artemisia tenía una gran amistad", ha explicado Baldassari. Ambos óleos representan a una joven desnuda, algo muy atrevido para las convenciones de la época.
La exposición -que trata la figura de Artemisia Gentileschi desde la calidad y la modernidad de su producción artística- reúne grandes obras de la artista italiana como 'Judit y su doncella', proveniente de la Galería de los Oficios de Florencia, 'Jael y Sísara', del Museo de Bellas Artes de Budapest o 'Ester y Asuero', del Metropolitan Museum de Nueva York.