Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Olivia Palermo se enamora de Marqués de Murrieta

Con motivo del 165 aniversario de Marqués de Murrieta, la bodega pionera en elaborar los afamados Riojas organizó una cena de gala donde el denominador común fue la elegancia de los invitados y del maravilloso Castillo de Ygay, edificio fundacional de la bodega.
Marcaban las 21 horas cuando empezaron a llegar los invitados elegantemente vestidos a la increíble Finca Ygay, accediendo por un camino de velas que custodiaban la alfombra roja. Fueron recibidos a las puertas del Castillo por el Presidente de Marqués de Murrieta, Don Vicente Cebrián-Sagarriga, Conde de Creixell, para acceder al salón principal, donde disfrutaron de un aperitivo y de los mejores vinos de la afamada bodega, impactados por la belleza de los espacios, por el concierto de bienvenida de piano y por la increíble decoración diseñada para esa mágica noche que en esos momentos arrancaba.
Una exclusiva y divertida noche que un selecto grupo de invitados pudo disfrutar entre amigos. La primera en llegar fue la elegantísima top model Nieves Álvarez, vestida de Bottega Veneta en color tinto, haciéndole un guiño a la ocasión, y joyas de Bulgari. Seguida por Ariadne Artiles, vestida de Mary Katrantzou y tan guapa como siempre, no quiso perderse la noche más elegante de la primavera y acudió acompañada de su novio José María García Fraile, hijo del conocido periodista radiofónico José María García. Para cerrar el elenco de modelos, también asistieron a la cena Teresa Baca, vestida de Alicia Rueda y joyas de Aguayo, y la top Marta Ortiz, que triunfa en las pasarelas internacionales, vestida por Ralph Lauren y joyas de Bulgari y que no dudó en volar hasta Rioja para celebrar la ocasión.
Minutos después llegó Olivia Palermo, la it girl más conocida del mundo y una de las personas más influyentes a nivel internacional del lujo y lifestyle. Llegó directamente desde Londres para la cena de gala y a la mañana siguiente cogía rumbo a Nueva York, pero no dudó ni un minuto en acudir a la cita de la primera bodega de Rioja, de la que es una enamorada. Vestida con un smoking azul marino con solapas en negro de Reiss, que combinó con unas altísimas sandalias doradas. Agradable, cercana y muy interesada por conocer cada rincón de la bodega, comentó que era una noche "Très chic" y distinta a los eventos masivos y sin personalidad.
Los invitados elegidos para representar a los diseñadores nacionales fueron Jorge Vázquez, el dúo Alvarno, formado por Álvaro Castejón y Arnaud Maillard y Juan Avellaneda, que se ha convertido en el diseñador más deseado por sus exclusivos smokings.
También se sumaron destacados nombres de nuestra sociedad como Eugenia Martínez de Irujo, muy sonriente, vestida con un vestido negro con transparencias, presumiendo de la última colección de joyas que ha diseñado para Tous. El primo del Rey, Beltrán Gómez-Acebo acompañado de su esposa Andrea Pascual, vestida con un original diseño de Colour Nude en raso azul que dejaba uno de sus hombros al descubierto.
El matrimonio formado por Borja Thyssen y Blanca Cuesta llegaron directamente desde Andorra, y disfrutaron de la divertida noche. Y sin duda el broche étnico llegó de manos del líder masái William Kikanae, que coincidió con su íntima amiga Olivia Palermo, a quien le regaló un colorido collar elaborado artesanalmente.
Esta lista de invitados contaba asimismo con importantes empresarios como la familia Colonques, dueños de la firma Porcelanosa, el matrimonio Valls-Taberner o Hernando Fitz-James Stuart y su esposa Isabel García-Valdecasas. El toque deportivo lo aportó el mejor polista de España, Pascual Sainz de Vicuña, que actualmente vive en Argentina, pero que no quiso perderse el exclusivo evento.
La cena se celebró en el salón de tinos originarios del Castillo de Ygay, en una imponente mesa imperial de unos 80 metros de largo y decorada de manera espectacular con unos altos jarrones de cristal con cascadas de calas, que los invitados no dudaron en fotografiar con sus móviles. El chef de Marqués de Murrieta, Mariano Pascual, fue el encargado de elaborar los platos de esta cena de gala, siguiendo su particular forma de maridaje: se inspira en los vinos de la bodega para elaborar la gastronomía.
El fin de la cena lo marcó el premiado vino Castillo Ygay Blanco Gran Reserva Especial 1986, reconocido como el único vino blanco español en conseguir los 100 puntos Parker, el Oscar de los vinos para que nos entendamos.
Y la noche concluyó con actuaciones en directo con las que los invitados bailaron hasta altas horas de la madrugada. Una noche divertida, sofisticada y entre amigos, que Marqués de Murrieta supo organizar de forma brillante para celebrar su 165 aniversario.