Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Norma Ruiz: "Soy de las personas que piensan que las relaciones se cuidan día a día"

Norma Ruiz se sube a los escenarios del Nuevo Teatro Alcalá para interpretar a Diana en El Contador del Amor. Un papel difícil al que le costó entender ya que el personaje perdona una infidelidad a su pareja, algo que ella no sería capaz de hacer en la vida real. Cree que le pasaría factura y en sus palabras se refleja que no titubea con ciertos aspectos, a su pareja le pide ser la prioridad número uno.
Encantada con sus proyectos profesionales, considera que su vida personal va al mismo ritmo. Dice haber encontrado al amor de su vida, Bosco James. No pertenece al mundo de la interpretación, es jugador profesional de golf en una escuela y junto a él, se encuentra feliz.
Desea ser madre, como prueba de ello la congelación de óvulos que se realizó en el 2015. Quiere serlo antes de los 40 y aunque prefiere hacerlo en familia, tiene claro que si no tiene al lado a nadie para cumplir ese sueño será madre de todas maneras.
CHANCE: ¿Qué tal trabajar en "El Contador del Amor"?
Norma Ruiz: Es una comedia muy divertida con un texto maravilloso. Diana es un personaje increíble y de hecho, cuando me leí el texto lo tuve súper claro. Trabajar en teatro es muy sacrificado porque le tienes que dedicar casi todo el tiempo que tienes, son muchas horas y vives para él por lo que tienes que saber en lo que te metes. El papel que interpreto tiene muchas aristas, en la obra hay tres actos y durante ellos se ve que actoralmente es muy rico para una actriz.
CH: Para Diana más que venganza es justicia ¿qué tienes del personaje?
N.R: De hecho hay una frase que dice el personaje de Agustín que lo interpreta Nacho López muy similar a ello. No tengo mucho de Diana (ríe), no soy tan de premeditación y alevosía, soy más impulsiva. Si me fueran infiel seguramente lo dejaría porque lo difícil es olvidarlo, me pasaría factura en el futuro, es complicado. A la hora de meterte en un personaje no puedes juzgarlo sino entenderlo, ver el contexto y el porqué de esa persona. Hacer de ti tiene que ser un rollo (ríe).
CH: Dices que para ti sería difícil perdonar ¿Alguna vez has tenido que poner el contador a cero o no crees en las segundas oportunidades?
N.R: Alguna vez he puesto el contador a cero y he dado segundas oportunidades, no creía nunca en ellas y a la vista está que no me han funcionado (ríe). No tiene mucho sentido poner el contador del amor a cero porque es imposible hacer borrón y cuenta nueva, las cosas han pasado y no se puede negar.
CH: ¿Hace reflexionar al espectador sobre lo que estaríamos dispuestos a hacer por amor?
N.R: Sí claro, lo bueno que tiene la función es que aparte de hacerte reír, tiene debates masculinos, femeninos y de pareja. Hay momentos en los que la obra se ríen sobre todo, los hombres y en otros en los que se ríen sobre todo, las mujeres, es muy curioso. Es para todos los gustos, el personaje de Diana me encanta porque deja a la mujer en un lugar muy bueno. Independientemente de lo que decida hacer, lo hace de una manera muy inteligente y con un conocimiento de causa, sabiendo los pros y los contras de perdonarle o no. No creo en el contigo pan y cebolla, no digo con esto que se tenga que ir y olvidar la relación. Me costó mucho entender al personaje al principio.
CH: ¿Lograste entender al personaje hablando con personas a las que le hubiera pasado eso?
N.R: Hablé con gente que han pasado cosas similares y lo llegué a entender a través de la lucha de poder que tiene la pareja y del enganche del uno al otro. Es una pareja que recuerda mucho a "Atracción fatal" o a "La guerra de los Rose".
NORMA RUIZ: "SOY DE LAS PERSONAS QUE PIENSAN QUE LAS RELACIONES SE CUIDAN DÍA A DÍA"
CH: ¿Hasta dónde estarías dispuesta a llegar por mantener la llama del amor viva?
N.R: Uf, no sé. Soy de las que piensan que las relaciones se cuidan día a día, los detalles son los que marcan la diferencia. Intuitivamente sabemos cuando algo está muerto aunque muchas veces lo alargamos, nos cuesta tomar las decisiones. Hay que anticiparse a que esa situación llegue.
CH: Ósea ser valiente...
N.R: Ser valiente es fundamental.
CH: ¿Consideras que un actor donde se curte de verdad es encima de un escenario?
N.R: Absolutamente. Empecé haciendo comedias musicales infantiles, en el teatro me siento como pez en el agua. El actor se hace en el teatro, luego navegas en otros medios. De vez en cuando tengo que hacer teatro, cuando solventas ciertas situaciones te ves capaz de hacer cualquier cosa. El teatro exige un nivel de concentración que te crea una disciplina muy buena para el actor.
CH: ¿Alguna vez te has quedado en blanco?
N.R: En blanco nunca me he quedado pero normalmente tienes a alguien al lado que te ayuda y te puede echar un cable. Tengo una anécdota con esta función, cuando estrenamos en Cartagena, se nos fue la luz en el primer acto durante cinco minutos y empezamos a improvisar, nos quedamos en oscuridad absoluta. La gente se pensó que formaba parte de la obra, Nacho empezó a improvisar hablando hasta del electricista, la gente se reía a oscuras. Una señora me dijo que el apagón le había gustado pero que se le había hecho un poco largo (ríe), imagínate.
NORMA RUIZ: "ALGUNOS SE ACERCAN POR EL INTERÉS"
CH: En tu vida personal, ¿te ha costado que la gente de tu alrededor entendiese tu profesión?
N.R: No, en mi familia siempre me han apoyado cuando dije que quería ser actriz. Desde pequeña empecé con la danza y de hecho tengo una hermana que también se dedicó al arte. Mis amigos son los de siempre aunque con los años, añades gente. A veces me ha costado asimilar que la gente de mi entorno cambiara al dedicarme a esto. A la hora de buscar pareja tenía que tener cuidado siendo actriz porque algunos se acercan por el interés, hay que tener cuidado con eso. De repente, te salen amigos por todas partes y hay que saber identificarlo.
CH: ¿Prefieres que tu pareja no sea de la profesión?
N.R: Prefiero que mi pareja no sea de mi profesión, prefiero que me aporten cosas nuevas y no hablar siempre de lo mismo. Mis amigos de toda la vida trabajan en otras cosas, te enriquecen más y te ayudan a mantener los pies en el suelo.
NORMA RUIZ: "MI VIDA CAMBIÓ DE LA NOCHE A LA MAÑANA"
CH: En alguna ocasión has dicho que "Yo soy Bea" marcó un antes y un después en tu vida ¿qué notaste?
N.R: Mi vida cambió de la noche a la mañana, no tenía mucha vida social porque trabajábamos muchísimas horas. Me di cuenta de que mi vida cambió al ir a una boda en Málaga durante el rodaje de "Yo soy Bea", me tuve que salir de la Iglesia porque todo el mundo me miraba y me pedía fotos. Lo pasé fatal por la novia, me dio una vergüenza terrible. No fui consciente hasta ahí, lo tienes que asimilar aunque tú te sientas igual. El día a día era diferente, hay proyectos que son un boom como fue el caso de "Yo soy Bea" que casi se convirtieron en un fenómeno social y eso todavía aumenta más el reconocimiento.
CH: ¿Cómo llevas esa fama de la que hablas?
N.R: La llevo muy bien, nunca la he llevado mal porque los actores tenemos que estar agradecidos. Concha Velasco decía que si no te reconocen por la calle es que algo no estás haciendo bien, tu trabajo no está llegando al público y la gente no lo está viendo. El reconocimiento social forma parte de la profesión, en la Escuela de interpretación no te preparan para eso aunque tendrían que prepararte psicológicamente. Siempre he intentado darle naturalidad en mi vida.
NORMA RUIZ: "BOSCO ES EL HOMBRE DE MI VIDA"
CH: Este año también trabajaste en "El hombre de tu vida" ¿Ocupa Bosco este lugar ahora?
N.R: Sí, ahora mismo Bosco es el hombre de mi vida (ríe).
CH: ¿Cómo se te conquista?
N.R: No soy una persona difícil, pido verdad, valentía, sentido del humor, romanticismo y que me cuiden. No podría estar con alguien que no me hiciera reír. A mi pareja le pido ser lo primero de la lista, cuando eres lo segundo o lo tercero mal, por supuesto, cada uno tiene que tener su espacio, sus amigos y su vida.