Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nick Gordon, responsable de la muerte de Bobbi Kristina, deberá pagar 36 millones

El novio y hermanastro de Bobbi Kristina Brown deberá pagar a sus herederos la friolera de 36 millones de dólares después de ser declarado civilmente responsable de la muerte de la hija de Whitney Houston. El joven fue demandado en julio de 2015, días después de la muerte de la hija de Bobby Brown tras meses en coma, por su albacea, Badelia Hargrove. Poco después se unió a la demanda el progenitor.

Nick, sobre el que siempre hubo sospechas sobre su responsabilidad en la trágica muerte de la hija de la diva, no se presentó nunca ante los tribunales para luchar contra la demanda civil, lo que llevó al juez de la Corte Superior del Condado de Fulton, T. Jackson Bedford, a señalarle como "legalmente responsable" en septiembre, cuando las denuncias de los demandantes fueron admitidas por omisión.
Según la resolución judicial, Gordon es responsable de haberle proporcionado un cóctel de drogas y alcohol la noche del 31 de enero de 2015. La misma en que Krissy fue encontrada inconsciente y boca abajo en la bañera de su casa en Georgia.
El desglose financiero establecido por el magistrado son: 1.575.041 para la conversión (robo de los fondos de Brown), con el cargo máximo de 250.000 por daños punitivos. Además de 1.370.877 por daños médicos por agresión. Trece millones por el dolor y el sufrimiento, con un adicional de 4.200.000 porque Gordon fue encontrado bajo la influencia del alcohol y las drogas, y 15 millones más por la pérdida de la vida de Bobbi.
Gordon no ha hecho ninguna declaración por el fallo judicial, pero uno de sus familiares aseguró a la revista People que está comprensiblemente descolocado. Nick no está en un buen lugar ahora mismo. No tiene dinero. Sus más allegados aseguran que se declarará en bancarrota. "Probablemente será su próximo paso, pero no creo que esté pensando en este momento. Todavía está de luto por Krissy. Esto no va a traerla de vuelta, no importa lo que piensen", subrayó una fuente cercana a Nick.
En estos momentos no pesan cargos criminales sobre el joven por la muerte de su pareja, pero la investigación policial sigue su curso y podrían presentarse imputaciones en el futuro.