Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Museo Reina Sofía suma 3,6 millones de visitantes en 2016

Un 65% de los visitantes a la sede principal accede en horario gratuito
El Museo Reina Sofía ha sumado 3,6 millones de visitantes en el año 2016 (contabilizando tanto las personas que van a la sede principal como a otras como el Palacio de Crista o el Palacio de Velázquez), cifra que supone un incremento del 12,2% respecto al año anterior, según datos facilitados por la pinacoteca.
El museo ha detallado que las cifras de visitantes facilitadas son contabilizadas mediante la expedición de tickets, en la sede principal, y a través de un sistema automatizado de contadores de personas, en el Palacio de Velázquez y Palacio de Cristal, con doble control: cámaras y software de conteo automático y cotejadas mediante controles presenciales "para asegurar que no haya ningún desvío en el control automático".
Tal y como ha señalado, la mayor afluencia de público ha sido especialmente significativa en los tramos horarios gratuitos del museo que, en concreto en Sabatini y Nouvel, está establecido entre las 19.00 y las 21.00 horas, todos los días excepto el martes en que permanece cerrado, y los domingos, que existe entrada libre entre las 13.30 a 19.00 horas.
Esto significa que en una semana hay 15 horas y media de acceso gratuito en la sede de Atocha, y que "es precisamente cuando hay entrada libre el momento en que se produce la máxima concentración de personas interesadas en visitar el museo". De esta manera, en 2016 un 65% del público ha accedido de manera gratuita a la sede principal.
Del total de visitantes, 1,3 millones corresponden a la sede principal, mientras que 1,7 millones al Palacio de Cristal y 481.515 al de Velázquez (alcanzando la cifra conjunta de 2,2 millones de visitantes).
Además de la colección permanente del Reina Sofía, el museo ofreció a lo largo de este año once exposiciones temporales que se han podido ver en las distintas salas y disfrutar de los ciclos audiovisuales, conferencias, seminarios, visitas guiadas, talleres o actuaciones de artes en vivo que se han organizado a lo largo del año.
La muestra 'Campo Cerrado', sobre el arte español de posguerra, y las retrospectivas de Marcel Broodthaers y Wifredo Lam, organizadas respectivamente junto al MoMA de Nueva York y el Centre Pompidou de París, han sido las exposiciones de mayor aceptación.
En cuanto a las salas expositivas del Retiro, se ha incluido muestras dedicadas a autores como Rémy Zaugg, Txomin Badiola o Damián Ortega. Ambas salas son de carácter gratuito y, además, han ampliado el horario de apertura, no cerrando ningún día de la semana y permaneciendo abiertos doce horas ininterrumpidas entre abril y septiembre.
"El esfuerzo realizado desde el Museo en los últimos años para dar a conocer la existencia de los espacios y el peso de su programación, han permitido ir fidelizando a un público que de manera periódica accede libremente a ver las sucesivas exposiciones programadas en el Retiro. Todo ello se ve reflejado en el notable incremento que de manera continuada y progresiva se viene produciendo desde 2011", ha celebrado la pinacoteca.
80 ANIVERSARIO DEL GUERNICA
Para 2017, año en el que se cumple el 80 aniversario de la creación del Guernica por Pablo Ruiz Picasso, el Museo Reina Sofía ha preparado un amplio programa de exposiciones y actividades públicas.
Entre las 16 exposiciones temporales programadas se encuentra 'Piedad y terror en Picasso: el camino a Guernica', una gran muestra que servirá precisamente para celebrar el citado 80 aniversario, y los 25 años de la llegada del cuadro al Museo Reina Sofía.
En ella, se podrán contemplar cerca de 150 obras maestras del artista, procedentes de los fondos de la Colección y de más de 30 instituciones de todo el mundo, entre los que figuran el Musée Picasso y el Centre Georges Pompidou, de París, la Tate Modern de Londres, el MoMA y el Metropolitan Museum, de Nueva York, o la Fundación Beyeler, de Basilea, así como de diversas colecciones privadas.
El público también tendrá ocasión de ver otras propuestas, como la exposición de Bruce Conner, uno de los artistas norteamericanos más relevantes de la posguerra, o la del alemán Franz Erhard Walther. La vanguardia centroeuropea también estará presente en el programa expositivo con dos de sus referentes, Katarzyna Kobro y Wladyslaw Strzeminski.
También tendrá cabida el arte de Latinoamérica a través de muestras como la dedicada a la figura de Mario Pedrosa o la de Doris Salcedo. Habrá espacio para artistas españoles a través de la muestra dedicada a Esther Ferrer y, gracias al depósito que realizó la galerista Soledad Lorenzo, para nombres como Antoni Tàpies, Pablo Palazuelo, Luis Gordillo o Soledad Sevilla que serán protagonistas de otra muestra a finales de año.