Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Museo Balenciaga de Getaria celebra el centenario de su negocio con una muestra de vestidos para Rachel L. Mellon

El Museo Balenciaga de Getaria ha presentado este viernes la exposición "Rachel L. Mellon Colecction", una muestra de 150 piezas representativas que el modisto internacional realizó para su clienta y amiga Mellon, filántropa, coleccionista de arte y una de las grandes damas de la alta sociedad norteamericana del siglo XX.
La exposición, abierta al público desde el 27 de mayo de este año hasta el 25 de enero de 2018, se enmarca en la celebración del centenario de la apertura del primer negocio del modisto en San Sebastián y del 80 aniversario de su establecimiento en París.
La muestra sustituye a la colección permanente que tiene el museo, y ha contado con la dirección del destacado diseñador de moda francés Hubert de Givenchy, y con el comisariado asociado de Eloy Martínez de la Pera e Igor Uria, director de Colecciones del museo.
La exposición es la primera que el museo realiza en torno a este legado. De las más de 600 referencias textiles y documentales que integran esta colección, se han seleccionado 150 piezas que, en su mayoría, no han sido expuestas antes.
En concreto, se exhiben 97 piezas de indumentaria, junto a documentación original y objetos personales, como bocetos, correspondencia, facturas y fotografías pertenecientes a la relación que el modisto mantuvo con su clienta. Entre ellas, destaca el abrigo que la norteamericana, amiga personal de los Kennedy, llevó al entierro de Martin Luther King.
En rueda de prensa, Givenchy ha calificado la exposición de "alta costura" y "magistral", y ha dicho que el modisto guipuzcoano era un hombre "humilde, generoso, religioso y con talento", que destacaba por la simplicidad de sus piezas, que "podrían llevarse hoy". Según ha recordado, Balenciaga solía repetir una frase que le define, "el éxito no es el prestigio, el éxito pasa y el prestigio se queda".
Por su parte, Eloy de la Pera ha alabado la figura de Mellon, una mujer adinerada que "la mayor ostentación que se permitía era la simplicidad de las piezas de Balenciaga". "Vamos a encontrar belleza en las cinco salas en las que se expone", ha sentenciado.