Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mists of Pandaria: ¿El canto del Cisne de Wow?

Mists of Pandaria: ¿El canto del Cisne de Wow?cuatro.com

Apenas un año y medio, el mundo de Warcraft recibe su nueva expasión 'Mists of Pandaria'. Tras la caída del dragón Alamuerte, los pueblos de Azeroth creyeron que por fin comenzaría un periodo de paz; sin embargo, con la caida del telón de Cataclismo las nieblas de Pandaria se retiran, desvelando un continente perdido y oculto... hasta ahora.

LO MEJOR:
- Nueva raza y clase para ambas facciones
- Sistema de lucha de mascotas al más puro estilo Pokémon ¡Hazte con todas!
- Más áreas de juego
LO PEOR
- Llega un momento que World of Warcraft ha envenjecido.
- Línea argumental difusa y confusa
- Sistema de talentos demasiado simplificado
'Mists of Pandaria' llega justo en un momento complicado para el mercado de los MMO, en el que pocos títulos mantienen aún el pago de cuotas a sus suscriptores. Sin embargo, esta última ampliación pretende justificar el por qué World of Warcraft (WoW) sigue siendo el MMO de 9 millones de jugadores en todo el mundo. Para ello, los desarrolladores han decidido darle un cambio de rumbo a este nuevo 'WoW', que aunque en esencia sigue manteniendo las mismas bases de sus predecesores, presenta ciertas novedades de peso.
UN TOQUE FENG-SHUI PARA AZEROTH
Tras visitar otro planeta, irse de excursión a las tundras heladas de Rasganorte y pasear por las áreas reveladas por el Cataclismo, a los jugadores ya poco les quedaba por explorar. Tan solo el continente perdido de Pandaria, una tierra cuyos habitantes, los Pandaren, ya se introdujeron en Azeroth durante la ampliación de Warcraft 3, 'Fronze Throne'.
Pandaria se presenta como una suerte de China mítica, que será accesible tan solo para personajes de nivel 85 al 90, nuevo techo del juego. Además, este continente ofrecerá a los jugadores la posibilidad de jugar con un Pandaren, el cual se unirá a la Horda o a la Alianza al alcanzar el nivel 10. Como aderezo final, también se ha incluido una clase básica, el monje, que recuerda bastante a las mecánicas del pícaro y del druida, debido a su versatilidad como tanque, healer o dps.
Pero pensando en aquellos jugadores que quieran algo más, 'Mists of Pandaria' introduce una nueva modalidad de juego en la que el jugador podrá usar a sus mascotas para luchar contra otros animales, entrenándolas como si de un juego de Pokemon se tratara, con una guía de mascotas e incluso entrenadores con los que enfrentarse.
Además, adaptándose a los tiempos, el sistema de habilidades se ha simplificado, casi hasta lo absurdo, haciéndolo mucho más accesible a los jugadores que quieran ahorrarse el tener que lidiar con complejos árboles. Esto, quizá se deba a un intento de competir con otros MMO que han optado por esta misma formula antes; aunque bastantes jugadores veteranos podrían encontrarse incómodos tras siete años en los que las mecánicas de subir nivel apenas variaban. Lo cual sigue un dinámica que WoW ha adoptado desde hace tres años, y que se traduce en la reducción de dificultad, y que en opinión de bastantes usuarios roza lo ridículo, muy a pesar de que con esta medida el juego se ha hecho más accesible para novatos y menores de edad.
Sin embargo, buena parte de la magia de las anteriores expansiones, se ha perdido. La trama del Pandaren resulta floja en comparación con la épica aventura introductoria del Caballero de la Muerte de 'Wrath of Lich King'; y la idea de tener que subir a un nuevo personaje de nivel 1 a 90 no promete ser precisamente un paseo. Así mismo, las novedades palidecen si se miden con los severos cambios que el 'Cataclysm' produjo sobre Azeroth.
La clase monje no aporta nada nuevo, salvo otra clase más; y las mascotas, el nuevo modo desafío que premia la velocidad con la que se acaben las mazmorras y en general, los nuevos aderezos dan la sensación de ser una extensión extra del juego que bien podrían haberse introducido como parches en anteriores expansiones. Por todas estas razones, aunque 'Mist of Pandaria' pretende ser una expansión que cambie de rumbo el mundo de Warcraft, atrayendo nuevos jugadores, lo cierto es que solo lo encontrarán útil los que ya sean devotos del juego.
RECREANDO PANDARIA
Una vez más, el mundo de Warcraft cuenta con una de las más potentes bandas sonoras que el mercado de los videojuegos haya visto. Épica y cuidada, la selección de temas y sus variaciones para que suenen orientales es atinada. Y más teniendo en cuenta la dificultad para mezclar el tono europeo medieval del 'WoW' clásico con el de la China de los Mandarines.
En materia de doblaje, una vez más Blizzard ha buscado sensibilizarse con aquellos jugadores que no dominan los rudimentos del inglés y la versión doblada del juego merece la pena, aunque alguna voz ya haya sido oída antes en labios de otros personajes.
Por último, cabe destacar el esfuerzo para que unos gráficos más que aceptables, coloridos y dinámicos puedan ser accesibles a casi cualquier equipo. De nuevo, con un equipo modesto los gamers más fieles al juego podrán explorar Azeroth con gran nivel de detalle sin perder ni un ápice de calidad.
¿ES ESTE EL FINAL DEL CAMINO?
En general, la sensación que queda es que 'Pandaria' es una buena expansión, pero no es este su momento. World of Warcraft tiene más de ocho años, y pocos juegos llegan a aguantar tanto tiempo en activo. Sin embargo, la recesión económica, la sobresaturación de ofertas de MMO; la copia descarada del sistema de juego de WoW a otros títulos, y el desgaste del propio juego han hecho mella en este legendario Rey de los MMORPG.
Tristemente, aunque Pandaria cumple las expectativas creadas, no es ni más ni menos que eso, el Canto del Cisne de World of Warcraft, la culminación del trabajo de los desarrolladores de Blizzard, mimando, cuidado y ultimando los detalles de un MMO que ya no puede ofrecer nada más, salvo devolverle la fidelidad a su incansable comunidad. La cual es sin duda la gran deudora de esta, posiblemente, la última expansión de 'World of Warcraft'
Diversión -7,5 - Notable. El esfuerzo por alargar las aventuras en el Mundo de Azeroth es épico y está a la altura.
Entorno gráfico y sonoro - 8,5 - Nunca con tan poco equipo se conseguía resultados tan buenos.
Utilidad - 8 - Aunque 'Mists of Pandaria' pretende atraer nuevos adeptos, quienes más lo disfrutarán serán los usuarios veteranos.
Total - 8,2 - 'Mist of Pandaria' es la guinda que corona el Pastel del 'WoW'.