Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Michelle Obama se convierte en la protagonista de la portada de 'Vogue'

Michelle Obama en la portada de diciembre de Voguetelecinco.es
Melania Trump es ya la primera dama de Estados Unidos. Atrás quedó la época en la que Michelle Obama agotaba vestidos y se marcaba duelos de estilo con la Reina Letizia. La Casa Blanca tiene nueva inquilina, pero antes de que los Obama hagan sus maletas y se muden a otra residencia, la edición estadounidense de la revista Vogue ha querido despedirse de Michelle con una portada.
Aunque el número de diciembre que protagonizará la esposa de Barack Obama no saldrá a la venta hasta finales de noviembre, ya han salido a la luz algunas declaraciones de la entrevista en la que Michelle se abre en canal y comenta cómo un día se dio cuenta que de que las vistas a los jardines de South Lawn y al monumento de Washington no serían para siempre.
Es la tercera vez que la que hasta ahora ha sido primera dama de Estados Unidos protagoniza una portada -la primera fue en 2009, cuando Barack aún no era presidente- y ha hablado sin tapujos de todo lo que ha ocurrido en todos estos años. "Podría haberme pasado ocho años sin hacer nada y, de algún modo, habría estado bien", dice.
"Podría haberme centrado en las flores. En la decoración. Podría haberme centrado en el entretenimiento. Porque cualquier primera dama, por derecho, tiene la opción de definir su papel. No hay una autoridad legislativa; no has sido elegida por los votantes. Y eso es un gran regalo de libertad", continuó además confesó que en su casa todos son muy cabezones , aunque ella es muy sensible y llora casi a diario.
Fotografiada por Annie Leibovitz, Michelle aparece radiante, en una postura relajada, y con un vestido que podría ser el sueño de cualquier novia para dar el sí quiero. Se trata de un diseño con tejido fluido de Carolina Herrera, una de sus diseñadoras favoritas.