Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El caso de Michael Jackson, listo para sentencia

Wade Robson y Michael Jackson, en fotos de archivo. Foto: Reuters/GtresReuters/Gtres

La demanda por muerte por negligencia presentada por la familia de Michael Jackson contra el promotor de sus conciertos está ahora en manos de un jurado, y el veredicto podría tener implicaciones de largo alcance de cómo la industria del entretenimiento hace negocios con sus grandes estrellas.

El juicio de 21 semanas, que ha abierto una ventana a la vida privada y últimos días del Rey del Pop, ha puesto en el estrado no solo al promotor de conciertos AEG Live sino a todo el modelo de los espectáculos en vivo de la industria del entretenimiento, dicen analistas.

Tras concluir la fase de los argumentos el jueves, el juez envió al jurado a deliberar y se espera un veredicto en algún momento de la próxima semana, o antes.
Los abogados de la familia Jackson han sugerido en documentos judiciales que los daños podrían exceder los 1.000 millones de dólares.

"Si AEG es hallado responsable, eso coloca a las empresas ante la posibilidad de tener que pagar millones y miles de millones de dólares, y eso ya está provocando que la industria se esté replanteando su estructura", dijo Jo Piazza, autora de 'Celebrity, Inc.' y famosa consultora.

Actualmente, los productores de entretenimiento suelen pagar sumas por adelantado, que pueden llegar a millones de dólares, a los artistas a cambio de tener un mayor control sobre algunos de sus asuntos.

La demanda alegaba que AEG llegó a controlar en exceso de la vida de Jackson. La casa en la que Jackson vivía se la proporcionó AEG, y sus bienes estaban asegurados por si él no podía actuar". Esos bienes incluían el catálogo de música de Sony/ATV propiedad de Jackson, que contiene incluso canciones emblemáticas de los Beatles.

El veredicto "podría tener un efecto negativo en la cantidad de microgestión de la vida de un artista que tienen empresas como AEG", dijo Piazza.
"Pero la razón por la que existe esa microgestión es para garantizar que los famosos, el talento, está en la mejor posición posible para generar dinero para la empresa de producción", añadió.

Esa clase de control es la clave de la demanda de muerte por negligencia presentada por la madre de Jackson, Katherine Jackson, y sus tres hijos.