Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Méndez de Vigo arropa al exdiputado José María Beneyto en la presentación de su novela sobre el espía Juan Pujol

El ministro de Educación, Cultura y Deportes, Íñigo Méndez de Vigo, ha arropado este martes a su compañero del Partido Popular y exdiputado José María Beneyto en la presentación de su novela 'El espía que engañó a Hitler', un relato de ficción inspirado en la vida del espía español Juan Pujol, también conocido como 'Garbo', agente doble durante la Segunda Guerra Mundial que trabajó simultáneamente para los nazis y el servicio secreto británico.
Méndez de Vigo, que ha cerrado el acto celebrado en el Goethe Institut de Madrid, ha calificado la segunda novela de Beneyto, publicada por Espasa, como "un viaje fascinante" donde se retrata a Pujol con "gran dignidad" y se descubre a un personaje "cautivador" que "hizo de la discreción su sello personal", una cualidad que, según el también portavoz del Gobierno, le permitió convencer a los alemanes de que el desembarco aliado en Normandía, crucial para el desenlace de la Segunda Guerra Mundial, iba a producirse en Calais.
Además del ministro Méndez de Vigo, el vicesecretario de Organización del PP, Pablo Casado, y el portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, también han asistido al abarrotado salón de actos del instituto cultural alemán, ubicado en la madrileña calle Zurbarán, a pocos metros del Paseo de la Castellana.
"Estamos en el centro del eje de los espías del Madrid de los años 40", ha desvelado José María Beneyto durante el acto, en el que ha sido entrevistado por la periodista Marta Robles. El también jurista y catedrático ha recordado que esta zona de la capital albergaba entonces las embajadas de Alemania y del Reino Unido, a las que Pujol, instalado en Madrid tras la Guerra Civil, acudía para ofrecer sus servicios cuando regentaba "un hotelito donde se congelaba por las noches y pasaba hambre".
Beneyto ha recordado que Pujol, nacido en Barcelona, combatió durante la Guerra Civil tanto en el bando republicano como en el nacional, lo que fomentó su aversión al totalitarismo. Criador de pollos "autodidacta y sin formación", según el autor de 'El espía que engañó a Hitler', empezó a escuchar de forma clandestina la BBC británica en el Madrid de posguerra, descubriendo así que "lo que pasaba en Europa era algo distinto a lo que pregonaba la propaganda" de la dictadura franquista.
Por eso Pujol ofreció sus servicios a la embajada británica de Madrid para luchar contra el nazismo, aunque sin éxito. "Le llamaban 'el bala', porque le trataban como un loco que les daba la lata", según Beneyto, que ha subrayado las dotes para la fantasía y la fabulación del protagonista de su novela, con las que acabaría logrando su objetivo, aunque fuera trabajando, irónicamente, para sus enemigos.
JUAN PUJOL, DE 'ALARIC' A 'GARBO'
Tras su estancia en Madrid, Juan Pujol se trasladó a Lisboa y allí, a base de realizar informes "ficticios pero verosímiles", logró ganarse la confianza de los alemanes, para quienes trabajaría bajo el apodo de 'Alaric'. De este modo, acabó llamando la atención del Reino Unido, que le reclutaría después como agente doble y sería conocido como 'Garbo' por su habilidad para la "interpretación".
"Es la única persona que ha sido condecorada con la Cruz de Hierro alemana y con la Real Orden del Imperio Británico", ha destacado Beneyto. También que sedujo incluso al FBI y el espionaje soviético, que intentaron hacerse con sus servicios. Sin embargo, tras la Segunda Guerra Mundial, Pujol cambió de identidad y decidió "desaparecer durante 40 años" hasta la década de los 80, cuando reapareció en Venezuela, país en el que falleció en 1988.
"Y todo esto está documentado", ha recordado Beneyto tras relatar los asombrosos avatares de Juan Pujol, un hombre que también se hizo rico engañando a los alemanes con una red de 27 agentes ficticios por la que recibía dinero. "Ganó dos o tres millones de dólares, y con ese dinero de los nazis acabó financiando operaciones que realizaba para los aliados", ha revelado el autor de la novela.