Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La muerte de Manoel de Oliveira sacude las redes sociales

El fallecimiento este jueves del cineasta portugués Manoel Cândido Pinto de Oliveira, el más longevo en activo, a los 106 años de edad, se ha convertido en pocos minutos en 'trending topic' en Tiwtter, donde se suceden los mensajes de condolencias y homenajes al director.

Entre otros, destaca el de J.A. Bayona, quien en su cuenta oficial recuerda que "Manoel de Oliveira debutó en el cine mudo. Después de dirigir más de 60 películas ha fallecido hoy con 106 años. DEP".
Considerado el cineasta más prestigioso de su país y uno de los más longevos del mundo, Oliveira era uno de los pocos directores vivos en haber vivido la transición del cine mudo al cine sonoro y del cine en blanco y negro al de color.
Nacido el 11 de diciembre de 1908 en Oporto, durante sus primeros años también vivió en A Guarda (Galicia). Su primera aparición en pantalla como actor fue en el año 1928, en una película de Rino Lupo y en 1931, dirigió su primer corto, 'Douro, faina fluvial'.
Entre sus películas, se encuentran 'Amor de perdición', 'El zapato de raso' (León de Oro en el Festival de Venecia en 1985), 'Inquietud', 'Vuelvo a casa', 'El valle de Abraham', 'La caja', 'Porto de mi infancia', 'Palabra y utopía', 'La carta', 'Viaje al principio del mundo', 'Party', 'El extraño caso de Angélica' o 'Singularidades de uma Rapariga Loira'.
También fue galardonado con la Palma de Oro en Cannes en 2008. Su última película fue 'O Velho do Restelo (El viejo de Belén)', rodada en 2014, que presentó en la Sección Oficial del Festival de Sevilla.
En noviembre del año pasado, recibió la insignia de la Legión de Oro francesa por el embajador de Francia en Portugal, Jean-François Blarel, en una ceremonia que tuvo lugar en el Museo de la Fundación Serrvales, situado en Oporto, su ciudad natal. Manoel de Oliveira se convertía en el cuarto portugués distinguido por Francia como gran oficial de la legión de honor.