Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Liceu relaja su "actitud formal" con un ciclo de música catalana contemporánea

El Gran Teatre del Liceu de Barcelona programará música contemporánea de compositores catalanes actuales en el nuevo ciclo 'Off Liceu - Diàlegs musicals', con un formato orientado a la conversación en el espacio del Foyer que "relajará la actitud formal" que, según la directora artística del teatro, Cristina Scheppelmann, existe actualmente.
"Queremos ir contra el rechazo que genera la palabra 'contemporáneo' entre el público del Liceu. No es justo y, además, contemporáneo no es una sola cosa", ha afirmado Scheppelmann este miércoles en rueda de prensa.
El ciclo ha querido reflejar esta variedad eligiendo a nueve compositores actuales de Catalunya que hacen estilos muy diversos, pero con el rasgo común de presentar composiciones instrumentales y vocales, algo que "hace que sean también ópera", ha asegurado Scheppelmann, recordando que el rasgo básico del género es la unión de parte instrumental y vocal y que puede tener muchas más formas de las que se suele creer.
Habrá tres conciertos, en febrero, marzo y abril, donde se interpretarán piezas de tres artistas diferentes, mezclándolos de forma que en cada noche suenen estilos muy diferentes, acompañados de una conversación entre el compositor y el público.
El primer concierto, el jueves 16 de febrero, reunirá las composiciones de Ramon Humet, que estrenará en versión reducida un ciclo de conciertos de homenaje a Marta Graham; Joan Bages llevará la composición electroacústica mezclada con voz humana 'Meta-morphe'; y Clara Peya, con una creación más próxima a las músicas del mundo, mostrará una adaptación de su disco 'Oceanes', con distorsión electrónica en directo.
Los otros dos conciertos contarán con las creaciones de Albert Guinovart, Marc Parrot, Lucas Peire, Irina Prieto, Jordi Domènech y Joan Magrané.
ACTITUD RELAJADA
"En la sala grande, el público tiene una actitud exageradamente correcta y formal, está muy establecido donde se puede aplaudir y donde no", ha lamentado la directora.
Para cambiar esta situación, el público de este ciclo estará sentado en mesitas y se incentivará la conversación entre compositores, músicos y público mediante las preguntas de periodistas musicales que harán de moderadores con un pequeño debate al final de cada una de las tres actuaciones que habrá en cada concierto.
Además, al final de los conciertos también se buscará que siga el debate de una forma más informal, algo que Scheppelmann ha animado a hacer: "Con Verdi y Puccini ya no podemos hablar porque están muertos. Aprovechad que los compositores contemporáneos están vivos y acercaros a ellos", ha recomendado, recordando que se quiere animar la gente a asisitir con entradas a 10 euros con una bebida incluida.