Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lanzan una tarifa plana de un año de cine por 30 euros

Lanzan una tarifa plana de un año de cine por 30 eurosCinemes Girona

La tarifa plana planteada por los 'Cinemes Girona' de Barcelona ha batido récords con 3.581 abonos vendidos en cuatro días para financiar la digitalización de una de sus salas. Fueron vendidos de forma limitada entre el 10 y 14 de julio, y aunque en un principio sacaron un millar de abonos, la demanda triplicó esa cantidad.

La rápida venta de los abonos ha superado toda expectativa en los 'Cinemes Girona', que han generado suficiente beneficio como para digitalizar la sala uno, para lo que se necesitaban 60.000 euros, y plantear la reconversión de la segunda, motivo por el cual el cine está estudiando sacar otro abono más adelante, a unos 80 euros.
Inicialmente, los 'Cinemes Girona' habían sacado a la venta una partida de, aproximadamente, un millar de abonos, que se ha visto triplicada ante una inesperada demanda: "Todavía recibimos solicitudes", dicen.
Los abonos, disponibles de forma limitada entre el 10 y el 14 de julio, dan derecho a un año de cine por 30 euros, además de aportar los espectadores su "grano de arena" a la digitalización de la sala uno.
Esta iniciativa "innovadora" fue planteada ante los principales problemas que sufre el sector cinematográfico, como la caída de público y la ausencia de ayudas de las administraciones.
En la sala aseguran que la digitalización es un reto "ineludible" para seguir ofreciendo cine independiente de calidad, ya que actualmente la mayoría de títulos sólo se encuentran disponibles en formato digital, por lo que ha pasado a ser una prioridad para la empresa.
Cinemes Girona ha solicitado a sus espectadores esta aportación para poder seguir siendo una sala de cine independiente "sin estar condicionada a determinadas empresas que facilitan la digitalización de las salas pero condicionando su futura programación".