Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kormákur dirige y protagoniza 'Eidurinn', un thriller sobre la perfección y la "masculinidad perdida"

El islandés Baltasar Kormákur ha presentado este domingo en el Festival de San Sebastián el filme 'Eidurinn', un filme sobre las fisuras de la perfección y la "masculinidad perdida" con el que compite en la Sección Oficial de la 64 edición de este festival.
Kormákur es director, coguionista y productor de este filme, en el que da vida a un cirujano con una vida aparentemente perfecta que se enfrenta a una situación que desestabiliza la vida de su familia: su hija empieza una relación sentimental con un traficante de drogas.
Según ha explicado durante una rueda de prensa, esta película muestra lo "violenta" que puede llegar a ser la vida. "Él es el mejor cirujano del país, lo más cercana a Dios, con una vida casi perfecta, pero nadie lo es. Tiene una mujer guapísima, una casa maravillosa, pero hay grietas que surgen y no es capaz de afrontar uno de los mayores desafíos que surgen en su vida", ha relatado.
El director, que tiene cinco hijos, ha señalado que "ser padre es algo muy complicado" y que "las canas" que hay en su cabeza no son por hacer cine, sino por ayudar a sus hijos a pasar por la adolescencia.
A diferencia de Hollywood, donde alguien se marcha como un "héroe" después de haber dado varios tiros, aquí el protagonista después de un solo disparo "arruina la vida de los demás", lo que muestra "cómo colapsa una persona que lleva una vida casi perfecta y que toma la acción con sus manos".
Asimismo, Kormákur ha indicado que uno de los motivos que le atrajeron a este proyecto fue el sentimiento de la "masculinidad perdida", puesto que el protagonista tiene un papel de "protector a la antigua usanza", a pesar de que todo ha cambiado: solo tiene hijas, su jefe es una mujer y la policía que lo persigue también lo es.
"Ha perdido la masculinidad y por tanto acaban peleándose, es una especie de lucha libre, el único sitio donde el hombre puede luchar con su energía. Muchos hombres están perdidos en una situación de esta índole", ha indicado. Sin embargo, a pesar de querer salvar la relación con su hija, "es precisamente lo que acaba perdiendo".